Back to top
05.08.2020

Los efectos del COVID-19 en Latinoamérica y el Caribe

Desde el comienzo de la pandemia de COVID-19 desarrollamos actividades específicas en muchos de los países afectados. Uno de los focos de nuestras actividades es la región de Latinoamérica y el Caribe. Te contamos lo que Médicos Sin Fronteras ve de primera mano.

-A A +A

América Latina y el Caribe han sido declarados por la Organización Mundial de la Salud como el nuevo epicentro de la pandemia COVID-19.

En este contexto de emergencia sanitaria es difícil determinar cuándo se alcanzarán los diferentes picos en la región. Los hospitales no se encuentran equipados para hacer frente a un número significativo de casos que necesitan terapia en la unidad de cuidados intensivos (UCI) y oxígeno y muchos no están preparados con una clasificación adecuada, circuitos de flujo de pacientes y medidas de prevención y control de infecciones (IPC). Esto también afecta particularmente a las áreas rurales que han sufrido décadas de negligencia en la inversión en infraestructura de salud.

 El efecto del COVID-19 en la región

 América Latina y el Caribe son regiones con una amplia variedad de contextos y situaciones. Mientras que muchas personas luchan por cubrir sus necesidades básicas, el COVID-19 acentúa y profundiza las desigualdades preexistentes. Algunas de las principales preocupaciones para MSF son:

Personas desplazadas por la fuerza: personas refugiadas y desplazadas, solicitantes de asilo, y trabajadores migrantes se encuentran afectados por el COVID-19. El efecto de esto se ve en México y en América Central, luego de que Estados Unidos suspendiese todos los procedimientos de asilo aunque continúa con las deportaciones, y también en Sudamérica, donde millones de migrantes venezolanos están regresando a su país de origen debido a la pérdida de sus ingresos como consecuencia de las medidas de cuarentena.

Crisis de la economía informal: hay un gran porcentaje de la población en los países latinoamericanos que trabaja dentro de una economía informal. Debido a la pandemia muchas personas han perdido sus ingresos diarios y se encuentran luchando por sobrevivir durante los toques de queda y las medidas de cuarentena.

Contagio en comunidades indígenas: otra creciente preocupación es el nivel de contagio que tiene el virus en las comunidades indígenas de la región. Muchas de estas poblaciones se encuentran en áreas remotas con difícil acceso al agua, la energía, el saneamiento y la atención médica.

Acceso a los servicios de salud: en muchos lugares de la región se han reducido o suspendido los servicios médicos, especialmente en los barrios más empobrecidos. Esta tendencia al cierre a causa de la pandemia también ha afectado a ONGs y a instituciones que han suspendido sus programas durante el confinamiento.

Desinformación y estigma social: la información errónea y la desconfianza se encuentran muy extendidas en todo el mundo. Esto no es diferente en los países latinoamericanos, donde la falta de confianza en las instituciones contribuye a la difusión de información falsa y a generar estigma alrededor de la enfermedad. Estos rumores maliciosos dificultan la búsqueda de asistencia y muchas personas afectadas por el COVID-19 retrasan la búsqueda de ayuda médica. 

Actividades de MSF en diferentes países de América Latina y el Caribe

Brasil 

msf315326_coronavirus_covid_brasil_sao_paulo_personas_sin_hogar_2.jpg

En São Paulo, Brasil, examinamos a personas sin hogar en los refugios del centro de São Paulo y realizamos actividades de promoción de la salud.

El equipo de MSF ha estado trabajando en los estados de Sao Paulo, Amazonas, Roraima y Río de Janeiro. Las actividades en estos estados incluye la atención hospitalaria para pacientes graves, centros de aislamiento para casos leves, diagnóstico y acciones en educación de la salud para detener la propagación del coronavirus. Además atendimos a personas en situación de calle, ancianos, personas migrantes e indígenas. 

El virus ya se ha extendido a las afueras de las ciudades y a regiones más remotas donde el acceso a la infraestructura es difícil. En general, estos lugares tienen sistemas de salud más débiles y son los primeros en colapsar si no cuentan con los recursos adecuados durante una crisis. La situación en la región amazónica es especialmente preocupante: las poblaciones tradicionales, las comunidades indígenas y ribereñas se encuentran entre las más complejas y vulnerables de la zona.

México

Los estados más afectados son la Ciudad de México, el Estado de México y Baja California en el norte.

En Tijuana, gestionamos un hospital auxiliar para casos moderados de COVID-19 donde se atendieron a 134 pacientes y 118 fueron dados de alta. Por ahora se finalizaron las actividades y el hospital auxiliar es traspasado a las autoridades locales. Gestionamos dos centros de tratamiento para la COVID-19 en Reynosa y Matamoros, Tamaulipas. Ambos centros cuentan con atención para pacientes severos con necesidad de oxígeno y un área de aislamiento.

En la Ciudad de México, nuestros equipos apoyan a albergues para migrantes y población en situación de calle para mitigar riesgos de contagio por COVID-19.

Guatemala

Apoyamos al Ministerio de Salud con actividades de promoción de la salud en el municipio de Escuintla donde se implementó un programa de salud mental que ofrece servicios por teléfono al personal médico y a los pacientes actualmente en cuarentena.

Honduras

En Tegucigalpa, el equipo de MSF lanzó una intervención para pacientes graves con COVID-19 en las instalaciones deportivas de la Universidad Nacional, que se ha adaptado como clínica, con el objetivo de ayudar al sistema de salud metropolitano a evitar el hacinamiento. Los equipos también proporcionan una línea telefónica de salud mental para sobrevivientes de violencia y violencia sexual

En el municipio de Choloma, el proyecto regular de salud sexual y reproductiva de MSF continúa ejecutándose, con algunas limitaciones, pero es la única clínica de salud materna en la ciudad.

El Salvador

Hemos fortalecido los servicios de ambulancias en áreas de difícil acceso para aliviar la carga de trabajo que tiene el sistema de emergencia que se dedica al transporte de pacientes con COVID-19. Los municipios con el mayor número de personas afectadas por el COVID-19 son San Salvador y Soyapango, en esos lugares continuamos interviniendo con clínicas móviles. Continuamos realizando intervenciones de promoción y prevención de la salud. También estamos trabajando en la atención de salud mental en un centro de aislamiento dedicado exclusivamente a personas deportadas (de México y EE.UU.).

Haití

Se han confirmado casos en los 10 departamentos del país, pero el estado de Ouest que incluye la capital Puerto Príncipe sigue siendo el epicentro de la epidemia con alrededor del 75% de los casos reportados. 

En Puerto Príncipe, abrimos un centro de tratamiento de COVID-19 con capacidad de 20 camas y concentradores de oxígeno. Además capacitamos a otras ONGs sobre los principios clave para la instalación de sistemas de triaje e instalaciones de aislamiento para casos de COVID-19.

Puerto Rico

Ofrecemos consultas médicas en lugares remotos donde la pandemia limita el acceso a la atención. Los servicios médicos incluyen visitas domiciliarias y clínicas planificadas en el sitio para las comunidades. 

Hemos distribuido más de 2.700 kits de higiene a esta población, donamos 20.000 equipos de protección personal a 21 centros de salud y hemos realizado 11 capacitaciones de control y prevención de infecciones a trabajadores esenciales y pacientes.

Venezuela

 En Caracas las actividades se enfocan en el hospital Pérez de León II donde hemos desplegado un equipo, rehabilitado la estructura del hospital y adaptado el circuito de pacientes. También capacitamos al personal de salud sobre control y prevención de infecciones, y en temas de recepción y manejo de pacientes con COVID-19.

Nuestro plan de respuesta incluye la asistencia con suministros médicos, fortalecimiento del triaje, diagnóstico y tratamiento, control de infecciones, y servicios del sistema peri hospitalario en nuestros proyectos en el Amazonas, Anzoátegui, Bolívar, Sucre y el Distrito Capital.

Colombia

En el hospital de Tibú, realizamos triaje de pacientes ambulatorios y gestionamos el área de pacientes con síntomas respiratorios. En Tumaco comenzamos actividades médicas y psicológicas en dos hospitales públicos. Y en Arauca, brindamos asesoramiento técnico a los hospitales, apoyo en salud mental al personal de salud y también llevamos a cabo actividades de promoción de la salud.

Ecuador

Nuestro equipo se trasladó a la provincia costera de Esmeraldas, donde el número de personas infectadas con COVID-19 está aumentando rápidamente.

Las autoridades de Quito nos han pedido que intervengamos en hogares de ancianos y luego de una misión exploratoria, nuestro equipo ha confirmado que la situación en la ciudad es alarmante.

Perú

Lanzamos una intervención en la región del Amazonía de Perú, en cooperación con el Ministerio de Salud peruano. Nuestros equipos de clínicas móviles apoyan a las comunidades y centros de salud a lo largo de los ríos de las regiones de Loreto y Ucayali.

Otro equipo está apoyando hospitales de referencia y centros de salud en Moyobamaba, Tarapoto y Yurimaguas en San Martín, en colaboración con un equipo de cuidados intensivos del Servicio de Salud Vasco de España.

Proyecto de asesoramiento estratégico online para el COVID-19 

El Proyecto de asesoramiento estratégico para COVID-19 (PAEC-LAT) brinda asesoramiento en línea a través de capacitaciones técnicas y visitas virtuales a estructuras institucionales que responden a la pandemia de COVID-19 en toda América Latina. El PAEC-LAT es completamente gratuito, en línea y accesible a toda institución que lo solicite, sin importar el país o la región.

Este equipo está conformado por personal logístico, médico y de salud mental que ofrece su apoyo y asesoría con los distintos aspectos relacionados con la respuesta a la pandemia de COVID-19, como: diseño de circuitos, estrategias de reorganización de los recursos del sistema sanitario, primeros auxilios psicológicos, procedimientos y protocolos, entre otros.

Desde su lanzamiento, el proyecto ofreció 126 talleres y capacitaciones sobre diferentes temas (IPC, salud mental, manejo de casos sospechosos)a varias instituciones que respondieron a la pandemia. 

En Argentina, nuestro apoyo ha sido principalmente en Buenos Aires y Córdoba. En Córdoba fuimos invitados a participar en el Centro de Operaciones de Emergencia (COE), que lidera la respuesta en esa provincia, brindando apoyo técnico y compartiendo nuestra expertise en intervenciones en contextos de emergencias. El apoyo consistió en un acompañamiento diario y presencial de un equipo que participó en la definición de la estrategia, en la elaboración del protocolo y en el seguimiento de las actividades, particularmente en relación a residencias geriátricas. 

En Buenos Aires, el apoyo se centró en responder a necesidades específicas de distintas Secretarías del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que intervienen en la respuesta. Fuimos consultados por temas relacionados al establecimiento de las estructuras de aislamiento extra-hospitalario y apoyamos con capacitaciones a las Secretarías que intervienen en los barrios más vulnerables.

La información presentada en esta nota se encuentra actualizada al 15 de Julio de 2020.