Back to top
24.05.2018

Terminando con el olvido de las mordeduras de serpiente

Se estima que cada año 2,7 millones de personas son mordidas por serpientes venenosas, causando más de 100.000 muertes y provocando discapacidades debilitantes a muchas más. La gran mayoría de las personas no puede acceder a un tratamiento efectivo.

Un enfermero realiza un test de coagulación de sangre, tras una mordedura de serpiente en Paoua, República Centroafricana
-A A +A

Con la creación de una hoja de ruta de la Organización Mundial de la Salud sobre las mordeduras de serpiente, estamos ante una oportunidad única para llamar la atención del mundo sobre este tema, terminar con la desatención a esta situación y derribar las barreras que impiden que las personas reciban tratamiento.

¿Cuáles son los obstáculos para el tratamiento?

Hay muchas razones por las que las personas no reciben un tratamiento efectivo. Entre ellas se encuentran:

  • La falta de un antídoto polivalente efectivo y asequible en existencia.
  • La falta de capacitación del personal médico sobre la administración del tratamiento y los cuidados de emergencia.
  • La ausencia de servicios de ambulancia para trasladar rápidamente a las personas al hospital.
  • La desconfianza hacia los antídotos debido a muchos productos de menor calidad en el mercado.

Una enfermedad desatendida que daña a los individuos y comunidades pero es ignorada

La mordedura de serpiente mata a más personas que cualquier otra enfermedad desatendida en la lista de Enfermedades Tropicales Desatendidas de la OMS, pero no ha recibido la atención necesaria para reducir su impacto en las víctimas, tanto en las personas que mueren o están incapacitadas permanentemente, como en las familias y comunidades que dependen ellos para conseguir apoyo.

Muchos países endémicos no tienen datos confiables sobre la incidencia de la mordedura de serpiente que les permitan comenzar a construir políticas nacionales o regionales para abordar los problemas.

Las farmacéuticas multinacionales están reacias a invertir en el desarrollo de tratamientos para personas que son demasiado pobres como para pagar los precios que cobran por los mismos. En 2014, el fabricante de medicamentos Sanofi dejó de producir su antídoto africano porque no era lo suficientemente rentable, a pesar de que los expertos consideraban que el producto era excelente.

Una oportunidad única: la hoja de ruta de la OMS para abordar la mordedura de serpiente

La situación está cambiando... podemos terminar con la desatención. En 2018 la OMS lanzará una ambiciosa hoja de ruta para abordar la mordedura de serpiente. Esta hoja de ruta incluirá una gran cantidad de actividades para superar los diversos obstáculos a los que se enfrentan las personas para acceder al tratamiento, y tendrá un llamado para un esfuerzo colaborativo entre todos los interesados para poner fin a la desatención de la mordedura de serpiente.

¿Cuál es el alcance y la extensión de la hoja de ruta? ¿Cuánto costará?

El plan de trabajo de la OMS incorporará medidas para evaluar y abordar la carga de la mordedura de serpiente con un enfoque en la prevención, diagnóstico, tratamiento, educación y vigilancia efectivas. El costo estimado es de US $ 16 millones hasta finales de 2019, y el presupuesto para la próxima década está en discusión.

Terminar con la crisis del acceso a los antídotos

El tratamiento de personas con mordedura de serpiente depende principalmente de una infusión de un antídoto contra el veneno de serpiente. Sin embargo, solo el 2% de las personas mordidas por serpientes venenosas en el África subsahariana tienen acceso a antídotos de calidad. He aquí el por qué: en zonas rurales remotas, frecuentemente no hay existencias de antídotos disponibles cerca de donde vive una persona que fue mordida.

Muchos de los antídotos actualmente disponibles son ineficaces, no específicos o incluso dañinos. El antídoto disponible puede no estar hecho para tratar a las especies de serpientes más prevalentes en la región, así que no neutraliza el veneno. O el antídoto puede ser de una calidad inferior y, por lo tanto, puede desencadenar efectos secundarios que pongan en peligro la vida de la persona, como la anafilaxia que se presenta en una gran cantidad de pacientes.

El alto precio de los antídotos es un obstáculo importante para que las personas accedan al tratamiento. La mayoría debe pagar el tratamiento de su propio bolsillo, haciendo que los pacientes y las familias se endeuden. El precio puede ser de cientos de dólares para cubrir el número requerido de dosis. Por esta razón, las personas a menudo acortan su tratamiento; podrían visitar a curanderos tradicionales en vez de ir a un hospital, o comprar productos de menor calidad que son más baratos pero ineficaces.

Cómo obtener antídotos efectivos y asequibles para las personas que los necesitan:

  • La OMS necesita establecer y recomendar una lista de antídotos seguros y efectivos para que los ministerios de salud de los países y otros proveedores de tratamiento adquieran únicamente antídotos de calidad garantizada y prohíban los productos ineficaces.
  • Los antídotos de calidad deben estar disponibles de forma gratuita o por una cantidad que las personas puedan pagar.
  • Los gobiernos deben mapear la incidencia de mordeduras de serpientes para identificar las zonas problemáticas y las necesidades de antídotos.
  • Se deben desarrollar herramientas de diagnóstico y tratamiento más efectivas, pero exclusivamente mediante una mayor inversión en la investigación y desarrollo (I + D), sino con la adopción de enfoques novedosos para el desarrollo de nuevos tratamientos.

 

En 2017,admitimos a más de 3.000 pacientes con mordeduras de serpiente a nuestras clínicas, principalmente en África Subsahariana y en Medio Oriente. El mayor número de casos en proyectos de Médicos Sin Fronteras se presentan en República Centroafricana, Sudán del Sur, Etiopía y Yemen.

Alrededor de la mitad de los pacientes requirieron y recibieron tratamiento con antídoto de forma gratuita. Otros países con un número significativo de casos ingresados en nuestras clínicas fueron Tanzania, Kenia, Camerún, Sudán y Sierra Leona.

"Imagina lo aterrador que es ser mordido por una serpiente, sentir el dolor y el veneno diseminados por tu cuerpo, sabiendo que puede matarte, que no hay tratamiento disponible, o que no puedes pagarlo".

- Dr Gabriel Alcoba, Asesor Médico de Médicos Sin Fronteras