Back to top
17.05.2019

6 cosas que las grandes farmacéuticas no quieren que sepas

La industria farmacéutica mundial ha intentado engañarnos durante décadas. Nos ha dicho que los precios cada vez más altos de los medicamentos, de las vacunas y de los diagnósticos son algo necesario e inevitable.

Campaña de Acceso a Medicamentos MSF
-A A +A

Nuestra Campaña de Acceso a Medicamentos Esenciales ha cuestionado los cuentos mortales de las industrias farmacéuticas a lo largo de 20 años, exigiendo un acceso asequible a medicamentos que salvan vidas, y luchando por priorizar la salud de las personas y la transparencia en la investigación y desarrollo (I+D) por encima de las ganancias de farmacéuticas.

Sin embargo, estas siguen perpetuando mitos tanto sobre el coste del desarrollo de nuevos medicamentos como sobre su precio. Todo con el fin de seguir ganando el máximo dinero posible a expensas de las vidas de las personas.

Un informe de inversores farmacéuticos llegó incluso a preguntar si curar a los pacientes era un modelo de negocio sostenible… 

Estos son algunos de los secretos –turbios y no tan pequeños- que las grandes farmacéuticas preferirían que no supieras:

1. Desarrollar medicamentos no es tan caro como dicen

Las grandes compañías exageran el coste de la investigación y desarrollo (I+D) de nuevos medicamentos para justificar su alto precio. A menudo, incluyen gastos que nada tienen que ver con investigación y desarrollo (I+D), como comprar otra empresa, por ejemplo.

Según las farmacéuticas, desarrollar un nuevo medicamento cuesta entre 2.000 y 3.000 millones de euros. Sin embargo, se estima que en realidad cuesta entre 100 y 200 millones. ¡Diez veces menos!

2. Pagas tus medicamentos… ¡dos veces!

Las compañías farmacéuticas se aprovechan de la investigación que realizan los laboratorios gubernamentales y universitarios, ambos financiados con nuestros impuestos, donde se originan la mayoría de los nuevos medicamentos. Reciben créditos fiscales e incentivos financieros para reducir su riesgo de inversión en investigación y desarrollo (I+D) y luego privatizan y patentan los medicamentos resultantes. Al final, cobran altos precios tanto a los gobiernos como a nosotros, los contribuyentes.

3. La industria farmacéutica suspende en innovación

Cerca de dos tercios de los nuevos medicamentos que llegan al mercado no son mejores que los ya existentes. Y es que las farmacéuticas se esfuerzan más en desarrollar los llamados ‘me-too drugs’, unos medicamentos casi idénticos a los anteriores, duplicando tratamientos, en vez de encontrar verdaderos avances terapéuticos.

4. Mantener patentes para prolongar los monopolios

Una estrategia común de las farmacéuticas son las llamadas ‘patentes perennes’ o ‘patentes imperecederas’. Consiste en solicitar una patente adicional sobre un pequeño cambio hecho sobre los medicamentos existentes, prolongando su monopolio sobre un tratamiento concreto y bloqueando los medicamentos genéricos asequibles.

5. Se embolsan más de lo que invierten

Las grandes farmaceúticas aseguran que necesitan grandes beneficios para poder invertir en innovación e investigación y desarrollo (I+D). Sin embargo, gastan más en ventas, en marketing y en recomprar acciones para aumentar los precios de estas.

6. Amenazan a los países en desarrollo si van en contra de sus intereses

Una y otra vez, las grandes farmacéuticas presionan y toman acciones legales opresivas contra países de ingresos medianos y bajos (India, Sudáfrica, Tailandia, Brasil, Colombia y Malasia, por ejemplo), solo por el hecho de priorizar la salud de las personas sobre sus intereses corporativos. Junto con algunos países ricos, buscan influir en las normas del comercio internacional para beneficiarse, aún incluso si perjudican la salud pública.

Agendate el estreno

La verdad sobre los monopolios farmacéuticos (Documental completo 2019)