Back to top

COVID-19: Nuestra intervención en el mundo

El detalle de actividades de cada país está actualizado a Julio de 2020.

La situación cambiante frente a la pandemia del coronavirus COVID-19 hace que nuestros proyectos evolucionen con agilidad, por lo que este mapa refleja la mayoría de nuestras actividades actualmente en curso, pero no es un registro exhaustivo de la totalidad de nuestras intervenciones en respuesta al COVID-19.

Europa

  • Italia

    En Italia, que había sido epicentro de la pandemia, nuestros equipos continúan trabajando en Roma, donde trabajamos en asentamientos informales y casas ocupadas. En estos asentamientos, nuestro objetivo es fortalecer la vigilancia de COVID-19 entre las comunidades urbanas marginadas mediante la creación de comités de salud comunitaria de COVID. Estamos formando a los comités para mejorar las medidas de prevención y control de infecciones en sus estructuras y comunidades, y para identificar casos sospechosos y cómo alertar a las autoridades y al personal médico mediante kits de COVID-19. Hemos puesto en marcha una línea telefónica de ayuda dedicada para atender a estas comunidades que cuenta con médicos y mediadores interculturales, que brindan asesoramiento y respaldan las necesidades de salud de la comunidad. En la isla de Sicilia, damos formación sobre medidas de IPC y promoción de la salud a la sociedad civil que trabaja en las zonas más marginadas y vulnerables de Palermo.

  • Bélgica

    Hemos cerrado ya la mayor parte de nuestros proyectos. Sin embargo, un equipo de divulgación continúa con sus actividades de IPC y de búsqueda de contactos en refugios para migrantes vulnerables y personas sin hogar en Bruselas.

  • Grecia

    Estamos brindando apoyo en las islas de puntos calientes de migrantes de Samos y Lesbos en Grecia, incluyendo actividades de promoción de la salud y mejora de los suministros y servicios de agua y saneamiento. En Atenas, nuestros equipos están colaborando con la 3ª Clínica de Medicina Interna de la Universidad de Atenas (NKUA-EKPA) brindando apoyo psicológico a trabajadores de salud de primera línea y a pacientes con COVID-19 y sus familiares. También hicimos donaciones de EPP (guantes, máscaras, protectores faciales, fluidos antisépticos) a grupos sociales vulnerables, incluidas personas mayores, refugiados, personas sin hogar, víctimas de violencia de género, detenidos y personas con problemas de salud mental.

  • Ucrania

    Hemos ampliado las actividades de promoción de la salud, proporcionando a las personas información sobre cómo prevenir la transmisión del virus. En Mariinka, región de Donetsk, tenemos un equipo móvil que colabora con el Ministerio de Salud para proporcionar seguimiento de contactos, detección y atención domiciliaria a personas con síntomas leves del nuevo coronavirus, para evitar que las estructuras de salud se vean saturadas. Hemos brindado formación en prevención y control de infecciones, enfocándonos en el uso adecuado del equipo de protección, el control de infecciones y el flujo de pacientes, en el Hospital del Distrito Central de Krasnogorívka. También estamos llevando a cabo actividades de detección y aislamiento, además de gestión de residuos, en cuatro centros de salud y una residencia de ancianos. También ofrecemos formación y apoyo psicológico a los trabajadores de la salud en la región de Zhytomyr, donde nuestros equipos han visitado alrededor de la tercera parte de los centros designados para tratar a pacientes con COVID-19. Nuestros equipos ofrecen apoyo psicológico telefónico a los pacientes. También hemos puesto en marcha una línea directa de apoyo psicológico en el este de Ucrania, que cubre los rayones (distritos) de Mariinka y Volnovakha, en la región de Donetsk, para ayudar a las personas que viven cerca de la línea del frente a hacer frente al estrés adicional de la COVID-19.

  • Bielorrusia

    MSF mantiene la continuidad de la atención a los pacientes con tuberculosis (TB) resistente a los medicamentos, reanudando gradualmente la asistencia cara a cara. Los equipos de apoyo médico y de pacientes comenzaron las visitas al departamento de pacientes hospitalizados del Instituto Republicano de TB en Minsk, el segundo dispensario de TB en Minks y el hospital Volkovichi de TB.

  • Rusia

    A fines de julio, nuestro objetivo es comenzar la distribución de paquetes de alimentos y kits de higiene para pacientes con TB multiresistente y extremadamente resistente a los medicamentos que actualmente están en tratamiento en la región de Arkhangelsk, en el norte de Rusia. Durante la distribución, el equipo de enfermería del Ministerio de Salud llevará a cabo actividades de promoción de la salud sobre precauciones contra el COVID-19 utilizando materiales informativos sobre TB y COVID-19 desarrollados por MSF.

Medio Oriente

  • Irak

    En Bagdad, Médicos Sin Fronteras (MSF) ha estado brindando apoyo en dos hospitales dirigidos por el Ministerio de Salud y atendiendo a pacientes con COVID-19. (Ibn El Khateeb y Al Kindi). El apoyo consiste en capacitación técnica sobre triaje de pacientes (en Ibn El Khateeb), formación práctica en la unidad de cuidados intensivos (UCI) (en Al Kindi), y protección y control de infecciones (en ambos).
    En Mosul, MSF ha transformado temporalmente su centro de atención posoperatoria en un centro de COVID-19 y trabaja en conjunto con las autoridades sanitarias locales para facilitar el tratamiento de casos leves y moderados de COVID-19. Se ha admitido a aproximadamente 500 pacientes en el centro desde el comienzo de la pandemia. MSF también ha estado ayudando a los centros de salud locales en Erbil y Dohuk proporcionando apoyo técnico, apoyo logístico y capacitación al personal en la prevención y el control de infecciones (IPC). En el campamento de Laylan (gobernación de Kirkuk), MSF está movilizando un centro de aislamiento y tratamiento de caravana de 20 camas y continúa implementando medidas de triaje para los pacientes que se sospecha que tienen COVID-19; además, está concienciando sobre las medidas de prevención. Los proyectos existentes de MSF en Ninewa, Diyala, Kirkuk y Bagdad también han reforzado su capacidad de hacer triajes, apoyar la prevención y el control de infecciones y derivar casos a los hospitales del Ministerio de Salud, de acuerdo con el protocolo establecido por las autoridades sanitarias.

  • Líbano

    En Zahle, MSF ha instalado tiendas de campaña, fuera del Hospital del Gobierno Elias Hraoui, para hacer triaje y pruebas de detección a niños. Los casos sospechosos son admitidos en una tienda de campaña y, si las pruebas son positivas, se transfiere a los pacientes a hospitales gubernamentales de la zona. En el hospital de MSF en Bar Elias, las actividades de COVID-19 aún están suspendidas, y se reanudaron las cirugías electivas. En Siblin, en el sur, MSF dirige los servicios médicos del centro de capacitación Siblin de UNRWA. En el sur de Beirut, en el valle de la Becá y en Baalbek-Hermel, los equipos de MSF están capacitando y asistiendo a las familias en la práctica de aislamiento. Mientras tanto, en todo el país, el equipo de MSF ofrece sesiones intensivas de concienciación sobre el COVID-19 a las comunidades vulnerables que viven en distintas zonas de Líbano. Los equipos de MSF también están dirigiendo otras campañas de concienciación específicas que apuntan a los trabajadores del frente de combate (como conductores de ómnibus, fuerzas de seguridad interna, organizaciones comunitarias) para capacitarlos sobre las precauciones y medidas de IPC, con el fin de ayudarlos a reducir los riesgos de transmisión viral en sus actividades cotidianas. En Dora, un barrio marginal de Beirut, MSF creó una línea de ayuda médica para proporcionar asistencia y apoyo médico a las comunidades de migrantes. También hemos estado en contacto con varios hospitales gubernamentales en Líbano para brindarles apoyo en distintos servicios de logística, proporcionarles suministros médicos y desarrollar las capacidades de los miembros de su personal. A partir de mayo de 2020, MSF asignó equipos de respuesta médica (MRT) para colaborar con el Ministerio de Salud Pública en su estrategia de detección de COVID-19 en todo Líbano. Los equipos toman muestras para hacerles pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) a contactos que se han localizado y que se consideró que estaban relacionados con grupos activos; además, los MRT realizan evaluaciones y ofrecen orientación y apoyo a los equipos médicos y a los pacientes positivos que se encuentran en lugares de aislamiento. Junto al MRT, los equipos de respuesta rápida a emergencias (parte del esquema de emergencia multisectorial dirigido por la ONU) de MSF basados en proyectos también han participado en la campaña de realización de pruebas en las zonas del proyecto, sobre todo en Trípoli y el valle de la Becá.

  • Yemen

    Implementamos medidas para mantener al personal y a los pacientes seguros en nuestros proyectos existentes en 13 gobernaciones, al mismo tiempo que garantizamos la prosecución de las actividades que salvan vidas en los hospitales existentes en los que trabajamos y ayudamos a preparar a los hospitales para recibir casos de COVID-19. En Saná, brindamos apoyo a dos hospitales. En el hospital Sheikh Zayed, donde ya ofrecíamos capacitación y donaciones, ahora hemos abierto los departamentos de triaje, servicio de hospitalización (20 camas, ampliable) y UCI (6 camas, ampliable). En Al Kuwait, ofrecemos un paquete completo de apoyo práctico al Ministerio de Salud, lo que incluye atender a los pacientes más graves en la unidad de cuidados intensivos de 15 camas y en el amplio servicio de hospitalización. En Adén, MSF dirigía centros de tratamiento de COVID-19 en los hospitales de Al Amal y Al Gamhuriah. En vista de la reducción constante en la cantidad de admisiones a los dos centros de tratamiento de COVID-19 de MSF en Adén, decidimos combinar las actividades en el hospital de Al Gamhuriah. Las autoridades sanitarias locales siguen estando a cargo de la respuesta general al COVID-19 en Adén, p. ej., haciendo pruebas y dirigiendo equipos de respuesta rápida a emergencias. En Haydan y Khamer, hemos creado centros de tratamiento de COVID-19 para ocuparnos de los casos moderados y hemos comenzado a admitir a cantidades pequeñas de pacientes con síntomas que se asemejan a los del COVID-19. En la gobernación de Hajjah, estamos ayudando con las medidas preventivas en los hospitales, lo que comprende la instalación de puntos de detección para pacientes y apoyo en la creación de una unidad de aislamiento en el hospital de Abs, así como la capacitación del personal sobre la definición de casos y síntomas, la administración de casos e IPC. En el hospital de Al Gumhouri (ciudad de Hajjah) apoyado por MSF, el centro de derivaciones de la gobernación, nuestros equipos colaboraron en la creación de un centro de aislamiento de COVID-19. En la gobernación de Ibb, MSF brindó apoyo al Ministerio de Salud en el centro de tratamiento de COVID-19 de Sahul, que se inauguró el 11 de junio y comenzó a recibir pacientes el 13 de junio. Nuestro equipo dirigió una capacitación de 5 días de duración para 234 trabajadores médicos y no médicos en el centro. El equipo asiste con apoyo técnico, organización del triaje/la detección y administración de los centros, que incluye la planificación de la fuerza laboral y el manejo de residuos. Los equipos implementaron medidas de IPC y ofrecieron sesiones de promoción de la salud al personal del Ministerio de Salud y de MSF, y a los cuidadores privados.

    En el hospital de Al Gumhouri (Hajjah), junto con el Ministerio de Salud, mantenemos actividades vitales esenciales como la sala de urgencias, la unidad de cuidados intensivos (UCI), el quirófano (cirugías vitales), servicio de hospitalización para hombres y mujeres, servicios de salud mental y derivaciones de emergencia a Saná. En Abs, además de colaborar con las autoridades en la administración de los departamentos más importantes del hospital y la implementación de medidas de IPC para proteger al personal y a los pacientes, también estamos trabajando con las comunidades para comprender mejor las percepciones y los conocimientos sobre COVID-19 dentro de la comunidad. En Al Hudayda hemos ofrecido capacitación sobre promoción de la salud, medidas de IPC y administración de casos en diferentes hospitales y creamos una unidad de aislamiento en el hospital Al Salakhana en colaboración con las autoridades sanitarias locales. Además, en Ibb y Al Hudayda, nuestros equipos ofrecieron capacitación sobre promoción de la salud, medidas de IPC y administración de casos al Ministerio de Salud. En la gobernación de Taiz, adaptamos las medidas de IPC y el flujo de pacientes y triaje para proteger al personal/las personas atendidas en nuestro hospital materno-infantil en Taiz Houban. Continuamos con las capacitaciones y las sesiones de educación para la salud sobre la prevención de infecciones, la administración de casos y el uso correcto del equipo de protección personal para el personal y los pacientes/cuidadores. El equipo de MSF ha brindado apoyo al Ministerio de Salud con dos evaluaciones de posibles centros de aislamiento de COVID-19 y ha ofrecido asesoramiento sobre el diseño, el flujo de pacientes, RR. HH. y necesidades de suministros. En la ciudad de Taiz, seguimos apoyando actividades vitales en tres hospitales, además de ofrecer capacitación sobre IPC, detección, triaje e identificación de posibles casos. También estamos ofreciendo promoción de la salud y la seguridad a los pacientes y cuidadores de los centros de salud en los que colaboramos, así como a mujeres embarazadas de la ciudad y de las comunidades de los alrededores. En Marib, capacitamos a un grupo grande de trabajadores de salud de la comunidad en promoción de salud de COVID-19 y proporcionamos a 42 supervisores de promoción de la salud de la oficina de salud de la gobernación (GHO) en Marib (en colaboración con la GHO) mensajes sobre COVID-19. Además, en los centros dirigidos y apoyados por MSF, se establecieron las medidas de IPC y el flujo de pacientes y triaje para proteger al personal y a las personas atendidas. Se llevaron a cabo capacitaciones sobre la prevención de infecciones y el uso correcto del equipo de protección personal para todos los trabajadores. También se ofrece promoción de salud sobre la prevención de infecciones a todos los pacientes y cuidadores en los centros en árabe, oromo y amárico.

  • Jordania

    Al comienzo del brote de COVID-19 en Jordania, suspendimos las admisiones en nuestro hospital de cirugía reconstructiva y redujimos al mínimo las actividades allí. Ahora hemos reanudado las cirugías. Durante el brote, ofrecimos capacitaciones y otro tipo de apoyo a la Asociación Médica de Jordania, un sindicato de médicos, para ayudarlos con su respuesta a la pandemia. En Mafraq nos estamos preparando para la reanudación de las consultas cara a cara en nuestro proyecto de salud mental, pero continuamos con las consultas remotas para los pacientes que no pueden o no están dispuestos a venir. El 1 de junio, inauguramos las dos clínicas de enfermedades no transmisibles (ENT) en Irbid y Ramtha. Ofrecemos medicamentos para las ENT y consultas médicas cara a cara para los pacientes inestables que necesitan un seguimiento, al mismo tiempo que cumplimos todas las medidas de IPC necesarias. También se ofrecen consultas por teléfono. Mientras tanto, se ha finalizado la construcción del centro de tratamiento de COVID-19 de Zaatari. MSF está en espera hasta que se presente el primer caso confirmado de COVID-19 en el campo. La vigilancia epidemiológica continúa.

  • Libia

    Las actividades de MSF en Libia se han visto afectadas por las restricciones impuestas por la respuesta al COVID-19, mientras que estos mismos factores aumentan las necesidades humanitarias en el país. En Trípoli, MSF continúa proporcionando asistencia humanitaria y médica a los migrantes y refugiados de un centro de detención, mientras que otros centros se han vaciado o cerrado. Si bien las medidas de toque de queda y de confinamiento reducen aún más el acceso ya muy limitado de los migrantes y refugiados a los servicios básicos, MSF participó en distribuciones interinstitucionales de alimentos en Trípoli y ofreció asistencia humanitaria y médica a los migrantes y refugiados que viven en entornos urbanos. Más allá de Trípoli, MSF sigue trabajando en cuatro centros de detención (en Khoms, Zliten, Zintan, Zuwara) para ofrecer primeros auxilios a las personas que desembarcaron en Libia (principalmente en Misrata y Khoms) y atención primaria de salud y derivaciones a migrantes y refugiados en Bani Walid. Hay un programa de TB en marcha tanto en Misrata como en Trípoli. Proporcionamos capacitaciones relacionadas con el COVID-19 al personal médico en todas las ubicaciones del proyecto. Al tiempo que la cantidad de personas retenidas en centros de detención oficiales ha aumentado a más de 2.300 en los últimos 2 meses, ya que se han transferido allí más personas a causa del desembarque por parte de las guardias costeras de Libia, estamos reforzando las medidas de IPC y de prevención en los centros de detención, en la medida de lo posible dadas las nefastas condiciones inhumanas.

  • Siria

    Noreste de Siria: MSF es parte del equipo de trabajo humanitario de COVID-19 presidido por las autoridades sanitarias locales en el noreste de Siria. Hemos proporcionado capacitación y medidas de preparación en el hospital nacional de Al Hasaka y en el campo de Al Hol. Esto incluye la creación de una sala de aislamiento de 48 camas, la incorporación de medidas de vigilancia, la identificación y administración de casos, y procesos de flujo y triaje de pacientes, además de IPC y capacitación sobre el uso del equipo de protección personal (EPP). Hasta el momento, la situación en relación con el COVID-19 en el noreste de Siria no se ha deteriorado al ritmo que esperábamos al principio. Después de una consulta con la comunidad y las autoridades, traspasamos a las autoridades sanitarias locales nuestras actividades de COVID-19 en el hospital nacional de Hasaka, incluida la sala de aislamiento. MSF sigue en espera, lista para brindar apoyo a las autoridades sanitarias locales si observamos un aumento en los casos de COVID-19. En Al Hol, donde el 94% de los habitantes son mujeres y niños, seguimos dirigiendo nuestro centro hospitalario de nutrición y un programa de cuidado de heridas en una tienda de campaña para personas que no pueden llegar a las clínicas. MSF también colabora en el transporte de agua en camiones en el campo de Al Hol, debido a que la cantidad y la calidad del agua no satisface las necesidades. Los equipos están mapeando a las personas más propensas a presentar enfermedades graves como resultado del COVID-19 y compartiendo mensajes selectivos de concienciación sobre salud. También seguimos brindando apoyo en el hospital nacional de Raqa en las actividades de emergencia, quirúrgicas y hospitalarias, y en una clínica ambulatoria independiente dentro de la ciudad de Raqa. En Kobane, prosigue el apoyo continuo en relación con la vacunación de rutina. También estamos realizando evaluaciones en la región para identificar las necesidades médicas y humanitarias de las personas que viven en asentamientos informales o en otros campos de la zona.

    Noroeste de Siria: el primer caso de COVID-19 en una zona ajena al control gubernamental se informó el 9 de julio y, a partir del 19 de julio, se conformaron 18 casos en estas zonas, y 30 más en Alepo. Nuestros equipos en el centro de tratamiento de COVID-19 del hospital nacional de Idlib fueron reforzados después de los primeros casos confirmados. En la unidad de quemados de Atme, MSF adaptó el triaje de pacientes, implementó medidas de prevención y control de infecciones, capacitó al personal y creó una sala de aislamiento. En los otros hospitales y centros de salud que apoyamos o coadministramos en distintas localidades, hemos revisado los sistemas de triaje y el flujo de pacientes para garantizar la detección rápida de casos sospechosos de COVID-19 y el aislamiento del resto de los pacientes. En algunos de ellos, también creamos comités de higiene, los reforzamos con personal adicional y donamos equipos de protección cuando fue necesario. En estos centros, hemos reforzado las medidas de prevención y control de infecciones, y les proporcionamos al personal de MSF los equipos de protección necesarios. En los campos en los que intervenimos, estamos divulgando mensajes de concienciación y distribuyendo artículos no alimenticios y kits de higiene. Hemos iniciado la distribución a gran escala de productos de higiene a 8.000 familias en campamentos para desplazados internos en el norte de Idlib.

  • Palestina

    Estamos supervisando la propagación del COVID-19 y trabajando en colaboración con el Ministerio de Salud en Gaza y Ramala, y con la Organización Mundial de la Salud (OMS) para hacer un seguimiento de la situación. Hasta el momento, en Gaza hemos observado una cantidad pequeña de casos confirmados, aunque aún nos preocupa la capacidad del sistema de salud para afrontar un brote (Gaza ha estado bloqueada durante 13 años). MSF aún está en contacto con el Ministerio de Salud para discutir el posible apoyo para la atención de los pacientes, dependiendo de la evolución del brote. En la Ribera Occidental, los equipos de MSF adaptaron las actividades para seguir ofreciendo apoyo psicológico por teléfono a la población necesitada. En Hebrón, el equipo de MSF inició un servicio de línea directa para proporcionar asesoramiento remoto en apoyo a algunas de las personas más afectadas por el brote de COVID-19, como los pacientes y sus familias, el personal médico y otros socorristas, y a las familias de los detenidos. Mientras tanto, el equipo distribuye kits de higiene en las aldeas remotas y paquetes de alimentos a familias que los necesitan como resultado de las restricciones de movimiento y la pérdida de ingresos relacionadas con el control del brote.

África

  • Burkina Faso

    En Uagadugu, MSF aún dirige el centro de tratamiento de COVID-19. Desde su apertura el 26 de mayo hasta el 14 de julio, se admitió a 33 pacientes en total. Nuestros equipos concluyeron la asistencia técnica e infraestructural a los centros sanitarios en otros tres distritos (Baskuy, Sig-Noghin y Pissy) de la capital. Nuestros equipos de promoción de la salud llegaron a aproximadamente 10.000 personas con actividades de sensibilización que se llevaron a cabo en la comunidad. Para fines del mes de julio, todas las actividades relacionadas con COVID-19 se traspasarán al Ministerio de Salud. MSF también está trabajando en Bobo Dioulasso, en el oeste de Burkina Faso, donde se encuentra el segundo epicentro más grave del brote. Desde principios de abril, hemos estado brindando atención a pacientes con COVID-19 en un centro especializado, en colaboración con las autoridades sanitarias, y se instaló un generador de oxígeno que puede proporcionar oxígeno a varias decenas de personas al mismo tiempo. Después de reforzar la capacidad de otros centros en términos de triaje, aislamiento, equipos de protección y medidas de prevención y control de infecciones, en el Centro Hospitalario de la Universidad y en los Centros Médicos con Antenas Quirúrgicas de Do y Dafra, MSF decidió eliminar gradualmente todas las actividades a partir del 15 de julio en este lugar y centrarse en las poblaciones desplazadas en la parte norte del país. En la zona del este, rehabilitamos un centro de tratamiento provisorio de 18 camas en el centro de salud regional de Fada e identificamos unidades de aislamiento en todas las estructuras médicas apoyadas por MSF en la zona. Seguimos capacitando a los trabajadores de salud del frente de combate sobre medidas de prevención, detección de casos y administración de casos (incluida la salud mental). En colaboración con el Ministerio de Salud, organizamos 21 sesiones de capacitación para 453 miembros del personal de salud y 104 trabajadores de salud de la comunidad. Adaptamos el triaje y el circuito de pacientes en los centros en los que brindamos asistencia e implementamos WASH para minimizar el riesgo de infecciones. También continuamos con los esfuerzos de concienciación, a través de actividades de sensibilización en las radios y de los trabajadores de salud de la comunidad, y realizamos una encuesta sobre los conocimientos, la actitud, la práctica, las creencias y las emociones de la población en relación con el COVID-19. Continuamos reforzando las actividades de promoción de la salud y las investigaciones de casos nuevos de fiebre en los centros de salud y en la comunidad, ya que podemos prever más casos.

    En los proyectos en Titao, Djibo, Kaya y Barsalogho, aún no afectados por el COVID-19, estamos haciendo un seguimiento de la situación epidemiológica debido a que son muchas las preocupaciones por la cantidad de personas desplazadas en las partes del norte, el centro y el este del país. En las últimas semanas, hemos adaptado el triaje y las medidas de prevención y control de infecciones en los centros sanitarios que apoyamos, creamos unidades de aislamiento y capacitamos al personal en prevención y administración de casos.

  • Camerún

    En Yaundé, MSF atiende a pacientes con COVID-19 moderado en el centro de salud de Djoungolo, donde aumentamos la capacidad al construir 4 habitaciones con 20 camas cada una. Ahora la capacidad es de hasta 110 camas y, el 16 de julio, se hospitalizó a 14 pacientes (2 casos sospechosos y 41 confirmados). También iniciamos actividades de investigación operacional relacionadas con la evaluación clínica de pruebas de diagnóstico, proporcionamos capacitación, equipos y apoyo a los equipos, especialmente en términos de salud mental y promoción de la salud. Apoyamos al Hospital General en el triaje, un flujo más seguro de pacientes, medidas de prevención y control de infecciones, y creamos un servicio sistemático de triaje en el hospital Jamot. En Douala, la segunda ciudad más afectada de Camerún, contamos con personal capacitado en las medidas de prevención y control de infecciones en los tres hospitales principales a cargo de la administración de casos de COVID (Yasa, Laquintinie y el Hospital General).

    En el extremo norte, las medidas de prevención y control de infecciones y de flujo de pacientes se han adaptado tanto en el hospital regional de Maroua como en el hospital de Mora, donde hemos estado presentes desde 2015. También establecimos un circuito de triaje y aislamiento para casos de alerta en nueve centros de salud en la ciudad de Maroua, capacitamos a los equipos en las normas de higiene estándar y la prevención de infecciones, y donamos materiales. En Mora, el equipo construyó una sala de aislamiento de ocho camas en el hospital del distrito y ahora comenzó un apoyo similar en los centros de salud vecinos. También capacitamos a trabajadores de salud comunitarios y reforzamos los exámenes de detección de COVID-19 en la entrada del hospital del distrito de Mora. En las regiones del noroeste y sudoeste, MSF ha creado salas de aislamiento y tratamiento en los hospitales regionales de Bamenda, Kumba (16 camas) y Buea (20 camas) para pacientes sospechosos y confirmados de COVID-19, y capacitó a personal médico y no médico que manejará las unidades. MSF también ha reforzado las medidas para prevenir la propagación del nuevo coronavirus en los centros de salud que apoyamos en Bamenda, Kumba, Muyuka, Mamfé y Widikum, y está brindando apoyo logístico y de capacitación a los hospitales principales de Tiko (hospital de distrito), Limbe (hospital regional y de distrito) y Buea (hospital regional de Buea y Mount Mary Hospital). En Bamenda, realizamos capacitaciones adicionales sobre equipos de protección personal y control de infecciones, y estamos apoyando a los equipos con el suministro de oxígeno para casos graves. Los procedimientos para nuestro servicio de ambulancia se han adaptado a la respuesta al COVID-19. La promoción de la salud se ha reforzado en el ámbito de la comunidad, especialmente al apuntar a las personas afectadas y desplazadas por la violencia, a través de los trabajadores de salud y enfermeros de la comunidad, así como de mensajes de radio.

  • Chad

    Iniciamos un nuevo proyecto de COVID-19 en Yamena para proporcionar atención a pacientes graves con COVID-19 en el hospital de Farcha. Este hospital fue designado por el Ministerio de Salud como el centro de derivaciones para el tratamiento de COVID-19. Proporcionamos capacitación clínica al personal, reforzamos la capacidad de laboratorio y de diagnóstico, y estamos dispuestos a colaborar con la administración de casos. Instalamos un generador de oxígeno, que es esencial para proporcionarles la atención adecuada a los pacientes con enfermedad respiratoria grave. Las actividades en Yamena también incluyen apoyo en la vigilancia, la localización de contactos, la atención domiciliaria para los pacientes con formas simples de la enfermedad, así como promoción de la salud y participación comunitaria en la capital, incluso con los grupos marginados con menor acceso a información sobre la salud, como la gente nómada de las afueras de la ciudad. Hemos incorporado promoción de la salud relacionada con el COVID-19, diagnóstico médico y la distribución de jabones y mascarillas de tela de producción local (con un enfoque específico en quienes tienen más riesgo de presentar formas graves de la enfermedad, como las personas mayores y las personas con VIH) en nuestras actividades comunitarias en los tres distritos en los que dirigimos un programa de desnutrición. Esto comprende la distribución de jabón y de cubos de 120 litros con grifos a los líderes de la comunidad, para instalar estaciones de lavado de manos en los comercios principales y en los centros de salud, lo que dio como resultado un total de 145 estaciones nuevas de lavado de manos. Seguimos reforzando las medidas de prevención y control en el distrito de Moissala, en el sur de Chad, donde dirigimos un programa de atención médica para mujeres y niños. Este año, hemos recibido la luz verde de las autoridades de salud pública para dirigir campañas de quimioprevención de la malaria en el distrito. Mientras nos preparamos para ingresar en el pico de la malaria estacional, nuestra prioridad ahora es preparar el terreno para estas campañas, que se deberán llevar a cabo de acuerdo con las medidas de prevención del COVID-19 (puerta por puerta cuando sea posible, y con estrictas medidas de IPC cuando no sea así).

  • Costa de Marfil

    En primer lugar, los equipos de MSF colaboraron con el Ministerio de Salud para examinar a pacientes en el aeropuerto de Abiyán y derivar a aquellos con síntomas del nuevo coronavirus. Después de esto, los equipos médicos de MSF apoyaron al Ministerio de Salud para atender a pacientes con COVID-19 moderado en el centro de tratamiento de Vitib en Grand Bassam, a una hora de Abiyán. Durante la intervención de 12 semanas, se admitió a más de 350 pacientes en el centro de 76 camas. MSF también proporcionó apoyo psicosocial a través de la presencia de dos psicólogos. Ahora el equipo ha reducido su presencia, debido a que los equipos del Ministerio de Salud están cubriendo las necesidades, y han redirigido sus esfuerzos al centro de tratamiento de Yopougon, para un proyecto piloto de telemedicina en colaboración con una ONG local y el Ministerio de Salud. Dos equipos de MSF conformados por médicos, enfermeros y cuidadores ofrecen consultas a pacientes con COVID-19 en el centro de Yopougon para detectar comorbilidades (diabetes, hipertensión, insuficiencia respiratoria y enfermedades cardiovasculares) mediante el uso de una plataforma electrónica para comunicarse con especialistas como un médico internista y un cardiólogo para confirmar diagnósticos.

    Se fabricaron un millón de mascarillas de tela en colaboración con las organizaciones locales, y se distribuyeron a la población de Abiyán. También se distribuyeron mascarillas a pacientes con insuficiencia renal, así como a diabéticos y a personas con presión arterial alta. En Bouaké, la segunda ciudad más grande del país, los equipos de MSF siguen ofreciendo capacitación y promoción de la salud en colaboración con organizaciones locales de la sociedad civil. La asociación ha brindado apoyo en actividades de detección y de concienciación en los diferentes puntos de entrada de la ciudad y en seis centros de salud donde los casos de COVID-19 se pueden derivar a la unidad de atención especializada. Se distribuyeron alrededor de 5.000 mascarillas producidas por artesanos locales a personas identificadas como vulnerables al COVID-19 (personas con diabetes, hipertensión e insuficiencia renal). También se distribuyeron mascarillas a pacientes en campos de oración, donde se deja a los enfermos mentales y a los niños de la calle acusados brujería. En estos campos se han creado clínicas móviles y hasta el momento se condujeron más de 700. No se detectaron casos de COVID-19.

  • República Democrática del Congo

    Desde el 27 de abril, los equipos de MSF han atendido a pacientes con COVID-19 en el hospital Saint Joseph en Limete, Kinshasa, en apoyo a la Oficina Médica Diocesana, el Ministerio de Salud, y en coordinación con el equipo nacional de respuesta al COVID-19. Desde principios de mayo hasta principios de junio, en el centro de tratamiento de 40 camas, se hospitalizó en promedio a 30 pacientes por día, de los cuales casi el 20% recibían terapia con oxígeno. En el centro hospitalario de Kabinda en Kinshasa, donde MSF brinda apoyo a pacientes con VIH/sida, creamos una unidad de aislamiento/estabilización con 20 camas que se usa antes de transferir a los pacientes a los centros de salud identificados por el Ministerio de Salud. Además, los equipos itinerantes de MSF colaboraron con 50 centros sanitarios en 4 zonas de salud en Kinshasa para reforzar las medidas de higiene, proporcionar mascarillas y estaciones de lavado de manos, y capacitar al personal médico y a los comunicadores comunitarios en la prevención y el control de infecciones. En Masisi, en Kivu Norte, MSF ha creado un circuito de aislamiento en el centro de salud de referencia de Nyabiondo y una unidad de aislamiento de 20 camas en el hospital de referencia general de Masisi. Los equipos de MSF están concienciando a la población en el terreno a través de promotores de salud y a través de radios comunitarias. En Lubumbashi, MSF está colaborando con un centro especializado de COVID-19, con una capacidad de 20 camas, que se ha construido en la zona cercana al aeropuerto. En Goma, MSF finalizó su apoyo al centro de tratamiento de COVID-19 en Munigi, que anteriormente se usaba como centro de tratamiento de pacientes con Ébola, y traspasó sus actividades a los equipos del Ministerio de Salud. En Kivu Sur, MSF creó centros de aislamiento en el hospital de Baraka, el hospital de Kimbi y el centro de salud de Nyange para los casos sospechosos de COVID-19, con una capacidad de 80 camas en total y apoyo en salud mental para los pacientes.

    MSF está brindando apoyo al Ministerio de Salud con la capacitación de los trabajadores de atención médica en las medidas de prevención y control de infecciones (IPC), así como en el pretriaje, triaje, evaluación y aislamiento de personas con síntomas consistentes con COVID-19, en todos los centros en los que trabajamos. En algunos de los hospitales y centros de atención médica del país donde MSF ya está presente, estamos construyendo circuitos de aislamiento dentro de los centros e incorporando camas adicionales para el aislamiento y la atención de pacientes con posible diagnóstico de COVID-19. También estamos realizando actividades de promoción de la salud.

  • Guinea

    Desde el 30 de abril, MSF atiende a pacientes con COVID-19 en el Centro de Tratamiento Epidémico Nongo en Conakry. MSF creó este centro en 2015 como parte de su respuesta a la epidemia de Ébola, antes de traspasarlo a las autoridades. En abril de 2020, los equipos de MSF rehabilitaron un área grande del centro para llevarlo a la norma y contar con una unidad de aislamiento y tratamiento de COVID-19 adecuada de 75 camas para brindar atención a pacientes con síntomas leves de la enfermedad, pero también a pacientes que necesiten terapia con oxígeno. Más allá de la provisión de atención, nuestros equipos también están desinfectando las viviendas de los pacientes hospitalizados, proporcionando apoyo psicosocial, y localizando y haciendo seguimiento de sus contactos. Nuestros proyectos regulares en la prefectura de Kouroussa (malaria y desnutrición) y en Conakry (la provisión de atención a pacientes con VIH) están en curso, y nuestros equipos se han adaptado a la nueva pandemia ayudando a los centros de salud y a las comunidades a protegerse del nuevo coronavirus.

  • Kenia

    MSF está colaborando con varios centros de salud en los condados de Nairobi, Kiambu, Garissa y Mombasa. En los asentamientos informales de Mathare, los equipos están ofreciendo consultas telefónicas de salud mental a los sobrevivientes de violencia sexual y de género para seguir proporcionando atención adecuada durante la pandemia. Muchos pacientes recogidos por ambulancias de MSF en Mathare han resultado positivos para COVID-19 cuando se les realizó la prueba, incluso aquellos que inicialmente no cumplían con la definición de caso de la enfermedad. Como medida de mitigación de la propagación del COVID-19, a los pacientes con enfermedades no transmisibles (ENT) se les han proporcionado medicamentos para 3 meses en el condado de Embu, donde MSF está apoyando al hospital de nivel 5 del condado con el triaje y la evaluación de pacientes y promover la IPC en 11 centros de salud. Para garantizar la continuidad de la atención para las personas que usan medicamentos, MSF ha creado un sistema de triaje y una sala de aislamiento en el hospital de Karuri, en el condado de Kiambu. En el condado de Homa Bay, MSF ha proporcionado tres meses de tratamientos antirretrovirales (ARV) para limitar los traslados y la exposición al entorno del hospital. MSF asistió al Ministerio de Salud en el diseño de un centro para administrar casos confirmados de COVID-19 en Malela. En el campo de Dagahaley, en Dadaab, el campo de refugiados más grande de Kenia, MSF ha creado una unidad de aislamiento con 10 camas para pacientes con COVID-19 positivo, ampliable a 40 camas. En el condado vecino de Wajir, nuestros equipos han organizado una capacitación para los trabajadores de atención médica. MSF ha creado salas de aislamiento en el centro de salud de Mrima en el subcondado de Likoni, Mombasa, que les permitirá a las mujeres con COVID-19 dar a luz de forma segura.

  • Liberia

    Hay 1.070 casos confirmados de COVID-19 en el país, y han muerto 58 personas (hasta el 15 de julio). Seguimos proporcionando apoyo técnico en el hospital militar de la ciudad, dirigido por el Ministerio de Salud, donde se atiende a pacientes con COVID-19. Estamos llevando a cabo actividades permanentes de concienciación sobre las medidas de prevención en las comunidades de Monrovia y sus alrededores. MSF ahora está manejando su proyecto de salud mental de forma remota, mediante conversaciones telefónicas con los pacientes y la provisión de suministros de medicamentos para dos meses cuando es necesario. Nuestro hospital pediátrico en Monrovia (BJH) se ha adaptado con medidas de prevención y control de infecciones. Sus actividades han continuado desde el comienzo del COVID-19, excepto por la cirugía pediátrica, que se ha suspendido debido a la dificultad para enviar equipos quirúrgicos que necesitan rotaciones regulares.

  • Mali

    En Bamako, MSF brinda apoyo en la unidad de tratamiento para COVID-19 de 100 camas del Ministerio de Salud, dentro del recinto del hospital donde dirige su programa oncológico (el hospital “Point G”). MSF colaboró en la rehabilitación de la red de distribución de oxígeno del hospital y proporciona personal médico, de enfermería y de control de la higiene, así como apoyo técnico y logístico. Hasta el momento, en esta unidad se ha admitido a más de 400 pacientes (incluidos 44 en la UCI, y murieron 20 pacientes en total), y estamos reduciendo nuestro apoyo de forma progresiva. También participamos en actividades de sensibilización/promoción de la salud en relación con el COVID-19 con entidades locales, trabajadores de la salud y miembros de organizaciones de la sociedad civil. En relación con las actividades de localización de contactos y del ámbito comunitario del Ministerio de Salud en Bamako, creamos estaciones de lavado de manos y proporcionamos jabones y mascarillas de tela de producción local en la mayoría de las localidades en riesgo (es decir, donde se ha confirmado un caso). En el centro (Ségou, Niono, Tenenkou, Ansongo, Douentza, Koro), en el sur (Koutiala) y en el norte (Kidal y Ansongo) del país, reforzamos las medidas de higiene y de IPC, y creamos áreas de aislamiento en los centros de salud y los hospitales que apoyamos. También colaboramos en las actividades del Ministerio de Salud como la administración de casos, la concienciación de la población, mejoras en la prevención y la creación de centros de aislamiento para los pacientes. En la actualidad, en Tombuctú hay en marcha nuevas actividades centradas en el COVID-19.

  • Níger

    Cerca del hospital nacional Amirou Boubacar Diallo en Niamey, los trabajadores de salud del Ministerio de Salud y MSF reciben casos confirmados y sospechosos con complicaciones. Hasta el 21 de julio, el centro de tratamiento de COVID-19 había admitido a 34 pacientes (30 casos confirmados y 4 sospechosos). Se les había dado el alta a 26 casos confirmados y se derivó a 4. Estamos en el proceso de revaluar las necesidades, debido a que la cantidad de casos está disminuyendo, mientras que la reapertura de las fronteras y las necesidades de capacidades para hacer pruebas masivas están creando nuevos desafíos para las autoridades nacionales y las organizaciones asociadas que participan en la respuesta. También estamos colaborando con el centro de atención telefónica (las 24 horas del día, los 7 días de la semana) del servicio médico de emergencias y con los equipos de respuesta en cinco comunas de la ciudad para reforzar la capacidad de respuesta del Ministerio de Salud. Los equipos ofrecen apoyo técnico en las verificaciones de alertas y organizan el triaje de pacientes en el ámbito del centro de atención telefónica. Ofrecemos apoyo psicológico. Los casos graves son derivados a los centros sanitarios.

    Nuestros equipos han implementado medidas de preparación de COVID-19 en todos nuestros proyectos en las regiones de Zinder (Zinder y Magaria), Maradi (Maradi y Madarounfa), Agadez y Diffa. Adaptamos e implementamos medidas de triaje, sala de aislamiento, y prevención y control de infecciones, además de actividades de promoción de la salud en los centros sanitarios que apoyamos (hospitales, centros de salud y puestos de salud) y derivaciones de zonas remotas a los centros sanitarios. También tenemos actividades de COVID-19 en algunos ejes externos, donde ofrecemos atención preventiva descentralizada. En algunas regiones, también colaboramos con el Ministerio de Salud en el transporte de muestras.

  • Nigeria

    En los siete estados donde MSF trabaja en Nigeria, proporcionamos apoyo técnico al Ministerio de Salud y al Centro de Control de Enfermedades de Nigeria (NCDC) en su tarea de crear centros de aislamiento para pacientes que presentan síntomas de COVID-19, y en la localización de contactos y las actividades comunitarias de promoción de la salud, además de la creación de puntos para el lavado de manos y zonas de aislamiento en las comunidades locales y los campos para desplazados internos.

    Estado de Borno: MSF continúa brindando apoyo técnico y material al centro de aislamiento de COVID-19 del Ministerio de Salud en Maiduguri, con capacitación del personal, la creación de un sistema de flujo de pacientes y la gestión de algunos protocolos de prevención de infecciones, incluido el sistema de lavandería del centro. En Gwange, el hospital dirigido por MSF continúa brindando servicios integrales de atención secundaria de salud pediátrica y, en Fori, nuestro centro intensivo de nutrición terapéutica con medidas reforzadas de IPC y sistemas de triaje y flujo de pacientes adaptados. En Ngala, el hospital de MSF ha suspendido los servicios de 24 horas, pero continúa brindando servicios de atención primaria de salud durante el día, así como servicios comunitarios de promoción de la salud. En Pulka, el hospital dirigido por MSF continúa brindando atención primaria y secundaria de salud, actividades de participación comunitaria (incluida la promoción de la salud y educación sobre COVID-19), atención ambulatoria y vacunas. También se creó una sala de aislamiento de 24 camas. En Rann, MSF continúa proporcionando servicios comunitarios de promoción de la salud y comenzará hacer visitas de ida y vuelta para ofrecer consultas médicas. Fuera de Borno: En el estado de Ebonyi, MSF está colaborando con el Ministerio de Salud y los centros para el control y la prevención de enfermedades de Nigeria para crear el primer centro de evaluación de COVID-19 del estado. En Sokoto apoyamos al Ministerio de Salud en la renovación de un centro de aislamiento y tratamiento de 32 camas, que se traspasó al Ministerio de Salud a principios de mayo. En Zamfara, el compromiso continuo de la comunidad con los desplazados internos en la ciudad de Anka y sus alrededores incluye promoción de la salud, la instalación de fuentes de suministro de agua, la distribución de jabón y productos de higiene, y la creación de un centro de detención para pacientes con posible diagnóstico de COVID-19, antes de ser transferidos al Ministerio de Salud en Gusau. MSF continúa brindando atención pediátrica en el hospital general de Anka (pero ha cambiado los criterios con el fin de reducir los servicios para pacientes hospitalizados solo para quienes es esencial) y ofrece apoyo técnico en el hospital para crear zonas de aislamiento, protocolos de IPC y sistemas adaptados de triaje y flujo de pacientes. Existe un plan de contingencia contra la malaria para garantizar la continuidad del tratamiento de la malaria durante la próxima temporada y para minimizar los efectos en el hospital. Junto con las autoridades sanitarias estatales, estamos llevando a cabo una campaña de sensibilización comunitaria a gran escala sobre COVID-19. Hasta ahora, hemos visitado 240 de los 370 asentamientos previstos. En Jigawa, los equipos de MSF continúan brindando apoyo en el centro de aislamiento del Ministerio de Salud, mantienen un IPC reforzado y un triaje adaptado en el hospital de maternidad dirigido por MSF en Jahun; además, ofrecen capacitación sobre IPC a los hospitales. En Port Harcourt, MSF continúa ofreciendo atención médica y psicológica a las víctimas de violencia sexual. MSF ha adaptado sus sistemas de triaje y flujo de pacientes, y ha incorporado protocolos de prevención de infecciones más estrictos. En Benue, las clínicas dirigidas por MSF (en colaboración con el Ministerio de Salud) han adaptado el triaje y la detección, han reforzado las medidas de IPC y han trabajado para garantizar la seguridad del personal y el uso de EPP; también realizaron actividades de promoción de salud y agua y saneamiento con los desplazados internos.

  • Senegal

    En Dakar, colaboramos en actividades en el distrito de Guediawaye, (barrio marginal en el norte de la región de Dakar) que continúan con un enfoque especial en el apoyo/análisis de la vigilancia, la participación comunitaria, la mejora de las normas de IPC, la continuidad de la atención y, a partir del cambio de la estrategia nacional, la atención domiciliaria para los casos simples de COVID-19. Además, continuamos con nuestro trabajo en el hospital de Dalal Jamm, donde colaboramos en la administración de los casos moderados y graves.

  • Sierra Leona

    MSF es parte de los pilares de administración de casos y vigilancia en el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) nacional y en los COE de distrito en los distritos de Kenema, Tonkolili y Bombali. En Freetown, MSF restauró un centro del gobierno, Hastings CTC, que se convirtió en un centro de 120 camas para pacientes con COVID-19. MSF también ofreció capacitación sobre el uso correcto del equipo de protección personal a 140 trabajadores que manejarán el centro. En el distrito de Kenema, MSF terminó la rehabilitación de la unidad de aislamiento de fiebre de Lassa en el hospital gubernamental de Kenema para convertirlo en un centro de tratamiento de COVID-19 con capacidad para 25 camas.

    En Sierra Leona, hay una brecha en la atención psicosocial. Después de una exitosa semana de capacitación del personal de salud en Freetown, estamos trabajando con la dirección psicosocial del Ministerio de Salud para garantizar que el conocimiento se extienda a todos los distritos del país. La intervención de sensibilización de la salud en el barrio marginal Thompson Bay en Freetown comenzará a mediados de julio y se centrará en la transmisión de mensajes sobre la prevención del COVID-19 y otros mensajes sobre salud básica debido a que se ha producido una disminución en las consultas a causa de los temores por el COVID-19. La intervención trabajará en estrecha colaboración con los trabajadores de salud de la comunidad que trabajan en Thompson Bay y que son conocidos para la comunidad. El centro de tratamiento de COVID-19 en Bombali (en el hospital regional de Makeni) está operativo, y MSF está proporcionando apoyo logístico para la instalación inicial y presionando para que se establezca otro centro de tratamiento fuera del hospital regional, ya que hay una disminución en las consultas debido a los temores por el COVID-19 dentro del hospital. En Tonkolili, brindamos apoyo en las actividades de agua y saneamiento en el centro de tratamiento de Masanga.

  • Sudáfrica

    Reasignamos el personal existente de los cuatro proyectos a las respuestas de COVID-19 en las provincias de Gauteng, KwaZulu-Natal y Western Cape. El personal de MSF ha asistido en la restricción de la propagación de la infección a través de la localización de contactos (física y telefónica), la elaboración y difusión de materiales de promoción de la salud y la implementación de diversas estrategias para descongestionar los centros de atención médica. En colaboración con las autoridades sanitarias locales en Eshowe, establecimos 35 puntos de recogida de medicamentos en las comunidades. Esto significa que las personas en riesgo que tienen VIH, TB y enfermedades no transmisibles como la diabetes harán menos visitas no esenciales a los centros de atención médica. El equipo también está desarrollando capacidad adicional de administración de casos de COVID-19 para centros de atención médica en Eshowe y Mbongolwane. En Khayelitsha, el 1 de junio se inauguró un hospital de campaña de COVID-19 en colaboración con el departamento de salud sudafricano. El 17 de julio, se tomó la decisión de disminuir la capacidad de 60 camas a 30 camas debido a las cantidades de admisiones cada vez menores tanto en nuestro hospital asociado como en la provincia de Western Cape. El plan es que se envíen recursos del hospital de campaña a otros lugares dentro del país donde el pico de la epidemia es inminente o ya se está produciendo. Hasta el 17 de julio, el hospital de campaña había atendido a 213 pacientes con COVID-19. Y murieron 30 personas. Se les dio el alta a 158 pacientes, y en el centro hay 210 pacientes.

  • Sudán del Sur

    Los casos de COVID-19 siguen aumentando, con más de 2.100 casos confirmados en el país (hasta el 10 de julio), incluso en las zonas de proyectos y los centros de MSF en Yambio, Agok, Yei, Lankien y Bentiu, y en el centro de Protección de Civiles (PoC) de Malakal, así como en la ciudad de Malakal. En Yuba, los equipos de MSF están realizando actividades de evaluaciones en la comunidad y de participación comunitaria, así como la instalación de puntos para el lavado de manos en varios lugares. Además, se ha capacitado a más de 50 trabajadores de atención médica en la prevención y control de infecciones (IPC) y el triaje relacionado con el COVID-19, en seis centros de salud (clínicas privadas y apoyadas por el Ministerio de Salud). También estamos brindando apoyo en el laboratorio en Yuba, y MSF está asistiendo en las capacitaciones del personal de diferentes instituciones. En el centro de PoC de Malakal, después del anuncio del caso confirmado el 23 de junio, agencias de la ONU han impuesto estrictas medidas y restricciones de movimiento desde el PoC al centro humanitario. En el PoC de Bentiu, la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en la República de Sudán del Sur (UNMISS) autorizó a MSF a dirigir un centro de “detención/tránsito” en el que se puede mantener a los pacientes con COVID-19 hasta que sean transferidos al centro de “aislamiento/tratamiento” en la ciudad de Bentiu. Los esfuerzos de rehabilitación para la zona de aislamiento en el hospital de MSF continúan a pesar de la presencia de pacientes con COVID-19 en tratamiento. En Lankien, se han hecho renovaciones en la tienda de campaña de la zona de aislamiento de COVID-19 y continúa la construcción de la morgue y una sala de maternidad para partos en las zonas de aislamiento de COVID-19. En el campo de refugiados de Doro en Maban, el equipo de MSF, junto con líderes de la comunidad, está realizando actividades puerta por puerta de promoción de la salud y concienciación. Los equipos también dirigen sesiones con grupos, como el grupo de mujeres, el grupo de jóvenes, el grupo de vigilancia y jeques en el campo. En Agok, MSF modificó una ambulancia para usarla para transportar casos confirmados y sospechosos de COVID-19, y continúa el trabajo en la sala de aislamiento.

    Además de las capacitaciones, MSF está trabajando en la preparación para el COVID-19 en todas las ubicaciones de proyectos del país, así como en las medidas de prevención, para poder aislar y atender a los casos sospechosos de COVID-19 que finalmente llegarán a nuestros centros de salud. Estas medidas incluyen establecer puntos de lavado adicionales equipados con agua clorada o jabón, y reforzar los existentes, capacitar al personal sobre triaje y prevención y control de infecciones (incluido el uso de EPP), e identificar y crear áreas de aislamiento o áreas de selección previa para casos sospechosos de COVID-19.

  • Sudán

    Los equipos de MSF en Sudán están llevando a cabo sesiones de promoción de la salud y concienciación con pacientes y con la comunidad local, o en centros de atención primaria de salud que no pertenecen a MSF. MSF proporciona capacitaciones diarias a los trabajadores de salud, incluidas capacitaciones junto a la cama y orientación, en los centros de salud que apoyamos. MSF también dirige una unidad móvil de COVID-19 que apoya a otros centros y trabaja en la detección temprana y la prevención de la propagación de la enfermedad.

    En los proyectos de MSF en Sudán, hemos implementado medidas de seguridad e higiene para evitar la aparición de casos entre el personal. También hemos desarrollado procedimientos de cuarentena para quienes presentan síntomas, para garantizar que nuestro personal pueda continuar atendiendo a los pacientes de manera segura. En colaboración con la OMS y las autoridades sanitarias sudanesas, MSF proporcionó capacitaciones de capacitadores (ToT) al personal médico clave de 90 hospitales importantes (públicos y privados) en Jartum, incluidos los dos centros de aislamiento de COVID-19 identificados por el gobierno. Posteriormente, la OMS y el Ministerio de Salud pusieron en marcha ToT en nueve estados. Los objetivos de las capacitaciones fueron aumentar la capacidad de preparación de los centros de salud para responder a los casos sospechosos o confirmados de COVID-19, para reforzar los conocimientos y las normas de IPC y racionalizar el flujo de pacientes según el nivel de exposición. Los equipos de MSF están en contacto con el Ministerio de Salud federal y apoyan la preparación de una respuesta que incluye medidas de prevención y control de infecciones, la creación de un centro de tratamiento, capacitaciones para el personal de MSF y del Ministerio de Salud, promoción de la salud y logística básica. En el hospital de enseñanza de Omdurman, el hospital más grande de Sudán, estamos trabajando en estrecha colaboración con el Ministerio de Salud en el departamento de emergencias y en la preparación para hacer frente al COVID-19. También estamos colaborando con el Ministerio de Salud para crear y manejar centros de aislamiento en los estados de Darfur Este, Kordofán del Sur y Gadarif. Nuestros equipos están trabajando en la preparación para el COVID-19 y en las medidas de prevención en todos nuestros proyectos, con el fin de aislar y atender de manera segura a los pacientes sospechosos que pueden buscar tratamiento en nuestros centros de salud.

  • Zimbabue

    Colaboramos en la capacitación de COVID-19 en relación con la administración de casos e IPC en los centros de aislamiento de Wilkins y BRIDH en Harare. El equipo WASH colabora en las actividades comunitarias para la prevención del COVID-19, como la distribución de mascarillas y jabón, acceso al agua, promoción de la salud y sensibilización. MSF ha capacitado a más de 415 trabajadores de atención médica en la administración de casos de COVID-19, vigilancia de laboratorio, IPC, WASH en los centros, vigilancia epidemiológica, localización de contactos, administración de datos, así como el transporte seguro de personas con resultados positivos en las pruebas de COVID-19. El proyecto de migración de MSF en Beitbridge está trabajando con el gobierno y otras organizaciones con las que MSF trabaja apoyando la repatriación de residentes zimbabuenses. Dado que hay más residentes que regresan de los países vecinos, MSF está ofreciendo apoyo en la detección del COVID-19, la recolección de muestras para las pruebas y la prestación de servicios de atención médica no relacionados con COVID-19 y promoción de la salud.

    Debido al fuerte aumento de los casos de COVID-19 en las últimas semanas (1.611 hasta el 19 de julio de 2020), MSF aumentó su apoyo al Ministerio de Salud y a Child Care (Cuidado infantil). En Harare, MSF se está preparando para abrir un centro de aislamiento comunitario (CIC) que utilizarán como centro de aislamiento COVID-19 los residentes que no puedan autoaislarse en su casa. MSF proporcionará apoyo técnico y material, personal y capacitación para el personal, la creación de un sistema de flujo de pacientes y la gestión de algunos protocolos de prevención de infecciones, incluido el sistema de lavandería para el centro.

  • República Centroafricana

    Mientras que los casos confirmados de COVID-19 siguen aumentando (4.485 hasta el 18 de julio de acuerdo con el Ministerio de Salud), MSF mantiene su compromiso de garantizar la continuidad de la atención en nuestros 13 proyectos y que todos los suministros y medicamentos necesarios estén disponibles tanto para nuestros pacientes como para el personal. Se establecieron medidas de IPC, mecanismos de pretriaje y triaje, y salas de aislamiento en todos nuestros proyectos. MSF comenzó a construir un centro de tratamiento de COVID-19 en Bangui; el proceso se encuentra en su etapa final, y colaboramos con el Ministerio de Salud para completar los últimos detalles operativos antes de la inauguración. En el centro se atenderá a pacientes graves mediante terapia con oxígeno y se ofrecerán cuidados paliativos. Además del apoyo general y el asesoramiento técnico que se da al mecanismo nacional de respuesta al COVID-19, continuamos con el trabajo de promoción de la salud relacionado con el COVID-19 con las comunidades, y actualmente estamos analizando cómo apoyar el proceso de descentralización e integración comunitaria del Ministerio de Salud, reforzando la vigilancia y la detección temprana de casos. MSF también ha iniciado actividades de aislamiento para personas con VIH en 4 centros de tratamiento ambulatorios de Bangui, dirigidas al menos a 7.500 personas, mientras que se está implementando una estrategia similar que incluye la distribución de jabones y mascarillas, ayuda alimentaria y sesiones de concienciación en Paoua y Carnot en colaboración con la UNICEF y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), dirigida a aproximadamente 4.000 pacientes y sus familias. En los proyectos en las provincias, seguimos dirigiendo varias campañas de vacunación contra el sarampión para niños de hasta 15 años (en este momento en Bangassou, Carnot y Bossangoa). En Bossangoa, está en plena preparación la distribución dirigida de tratamiento profiláctico (administración masiva de medicamentos contra la malaria). Las campañas de vacunación y distribución son difíciles de implementar debido a las medidas de prevención contra el COVID-19. Para limitar el riesgo de transmisión, la estrategia general que se adopta es evitar los centros grandes de vacunación y dividir las áreas objetivo en zonas más pequeñas, efectuando las actividades durante un periodo más prolongado.

  • Eswatini

    Estamos brindando apoyo al Ministerio de Salud asistiendo con el control de infecciones y el triaje en los centros de salud. También formamos parte de grupos de asesoría técnica para el Ministerio de Salud y estamos implementando modelos ajustados de atención para pacientes con VIH, TB y enfermedades no transmisibles con el fin de reducir su riesgo de infección. Todos los días, los equipos ofrecen educación para la salud en las comunidades.

  • Malaui

    La cantidad de casos está aumentando en el país (2.430 hasta el 15 de julio y 39 muertes). Adaptamos nuestras actividades para ayudar a contener la propagación del virus. Los ajustes incluyen la instalación de puntos para el lavado de manos, actividades de promoción de la salud, evaluación clínica/triaje de posibles casos de COVID-19 y apoyo logístico. Ofrecimos capacitación y asesoramiento técnico al Ministerio de Salud sobre la creación de unidades de aislamiento en el hospital de Boma, en Chiradzulu y en Blantyre. Nuestras actividades de VIH en Nsanje y Chiradzulu están aumentando para garantizar la disponibilidad de suministros de reabastecimiento de ARV para los pacientes, para reducir la frecuencia de sus visitas a los centros de salud, el riesgo de transmisión, y para descongestionar los centros de atención médica. Reorganizamos el flujo de pacientes y creamos áreas de selección previa, triaje, espera y consultas. En Dedza, Zalewa y Nsanje estamos trabajando para garantizar la continuidad de la atención en la comunidad y para ofrecer servicios integrales de VIH y de salud sexual y reproductiva para trabajadoras sexuales. También apoyamos las actividades de COVID-19 que consisten en la preparación, la prevención y el flujo de convictos y visitantes en la prisión de Chichiri en Blantyre. Las medidas de distanciamiento físico llevaron a una suspensión temporaria de los “Clubes de adolescentes” en Chiradzulu, donde los niños y adolescentes con VIH positivo tenían acceso a asesoramiento, consultas, reabastecimiento de medicamentos, pruebas y apoyo social en un entorno especializado que ofrecía actividades recreativas. El apoyo nutricional directo a las personas vulnerables con VIH positivo es aún más importante durante el brote de COVID-19. Nuestro programa de cáncer de cuello uterino en Blantyre también se ha limitado para admitir casos urgentes. Las cirugías que no son de urgencia están en espera debido a la epidemia; estamos proponiendo que se reanuden lo antes posible las cirugías para los pacientes con cáncer. Las actividades de detección se reanudarán esta semana, después de una interrupción prolongada debida a las restricciones relacionadas con el COVID-19 y la falta de equipos de protección.

  • Mozambique

    En todos nuestros proyectos, hemos trabajado en medidas de prevención como el control de infecciones, triaje y vigilancia. También hemos adaptado nuestros modelos de atención para reducir el riesgo de infecciones para pacientes vulnerables, al mismo tiempo que garantizamos el acceso a la atención médica. En Maputo, hemos colaborado con el principal hospital de derivación de COVID-19, Polana Caniço. Un equipo de MSF brindó apoyo y capacitación práctica al personal del Ministerio de Salud con un enfoque en el control de infecciones, flujos de pacientes y protocolos de triaje. Además, nuestros servicios de reducción de daños en Maputo se han adaptado para reducir el riesgo de exposición al COVID-19 para nuestros pacientes, especialmente proporcionando dosis de metadona para llevar a sus casas. En Pemba ayudamos a las autoridades sanitarias locales a instalar 2 centros de aislamiento, 18 de Outubro (30 camas) y Decimo Congresso (100 camas); además, ofrecimos promoción de la salud en dos centros para desplazados internos en Metuge. En Beira, asistimos en la instalación de 2 centros de aislamiento, 24 de Julho (100) y Marazul (33), y brindamos apoyo en el seguimiento de pacientes con VIH con COVID-19 en la unidad de aislamiento de emergencia del hospital principal. Estamos ofreciendo ayuda en el flujo de pacientes y en el triaje de casos sospechosos de COVID-19 en cuatro centros de salud. Participamos en grupos técnicos y en las reuniones de coordinación sobre COVID-19 del gobierno mozambiqueño ofreciendo asesoramiento para la elaboración de la respuesta en el país y facilitando el acceso a la evidencia actualizada para los protocolos más recientes de COVID-19.

  • Somalia y Somalilandia

    El sistema de salud ya frágil está sobrecargado con el COVID-19. Debido a las medidas implementadas para prevenir la propagación de la infección, los programas regulares se ven afectados, como los programas de vacunación y nutrición de rutina. En Las Anod, Galkayo y Baidoa, donde ya realizábamos actividades médicas, hemos implementado medidas de higiene y de prevención para proteger a nuestro personal en el frente de combate. Esto incluye capacitaciones en prevención y control de infecciones (IPC) y capacitaciones para poder identificar los síntomas de COVID-19 y clasificar los casos sospechosos. También estamos intensificando las actividades de promoción de la salud y brindando asesoramiento técnico o apoyo logístico para crear centros de aislamiento en algunos lugares. En Hargeisa, como parte de un grupo de trabajo compuesto por diferentes ONG, brindamos apoyo al Ministerio de Salud de Somalilandia para crear un centro de COVID-19. El apoyo de MSF ha incluido una donación ligera de materiales de IPC, capacitación del personal de la sala de emergencias y conductores de ambulancias, y una capacitación de capacitadores para el personal médico regional en temas como las medidas de IPC.

  • Tanzania

    MSF es el único proveedor de atención médica en el campo de refugiados de Nduta, que alberga a 75.000 refugiados burundeses. Como preparación para un brote de COVID-19 en el campo, MSF construyó cuatro áreas de triaje/aislamiento en cada una de sus clínicas de salud y completó la preparación para un centro de aislamiento principal en el hospital de MSF, donde se derivaron casos sospechosos de COVID-19. Actualmente, contamos con 10 camas con la posibilidad de conectar 10 concentradores de oxígeno, y estamos en el proceso de construir 50 camas adicionales, con la opción de ampliar hasta 100 si es necesario. Más de 250 miembros del personal de MSF han recibido capacitación sobre la respuesta al COVID-19, con un enfoque en la definición de casos, triaje, detección, prevención y control de infecciones, transporte seguro de casos sospechosos, aislamiento, uso de EPP y administración de casos. Ahora se examina a todos los pacientes para detectar COVID-19 en la entrada de nuestras clínicas de salud y el hospital. En abril, siete casos sospechosos fueron admitidos en el centro de aislamiento de MSF. Todos dieron negativo para COVID-19. La capacitación continúa en nuestro hospital en el campo de refugiados de Nduta. Mientras tanto, nuestro equipo de promoción de la salud en el campo de Nduta está trabajando para sensibilizar y educar a la comunidad sobre la higiene y las mejores prácticas de salud, para mejorar la preparación para el COVID-19 dentro del campo.

  • Uganda

    A pesar de su estrategia de pruebas comunitarias (se examinó a más de 200.000 personas), Uganda ha informado un bajo número de casos confirmados (1.043 hasta el 14 de julio) y ninguna muerte por COVID-19 hasta el momento. Los equipos de MSF han reforzado las medidas para prevenir y controlar las infecciones, y para mejorar el triaje en todos los centros. También ayudamos con la logística y las medidas de higiene en tres unidades de aislamiento del Ministerio de Salud en Arua y Kasese. Además, estamos concienciando a las comunidades en las que trabajamos (el asentamiento de refugiados de Omugo, grupos de pacientes con VIH en Arua, comunidades de jóvenes en Kasese y comunidades de pescadores cerca del lago George) y distribuimos mascarillas a los pacientes y al personal en los centros sanitarios apoyados por MSF, así como equipos de protección al personal médico que trabaja con pacientes con COVID-19. En el distrito de Adjumani, en el norte, un equipo de MSF intervino para mejorar las condiciones de vida en un centro de tránsito que se usa para poner en cuarentena a los refugiados y evaluarlos, y donde las condiciones son particularmente malas. El programa de VIH y las actividades de salud mental se han adaptado para reducir la frecuencia de las visitas de los pacientes aumentando los suministros de tratamiento antirretroviral y de salud mental. El seguimiento se limita a los casos urgentes. Las actividades recreativas para los adolescentes con VIH positivo y negativo en Arua y en Kasese están suspendidas. La atención de salud física y mental para las víctimas de violencia sexual continúa en los campos de refugiados del distrito de Arua, con medidas para evitar la infección

Centro y Sudeste de Asia

  • Afganistán

  • El 28 de junio, Médicos Sin Fronteras (MSF) inauguró un centro de tratamiento de COVID-19 de 32 camas en Herat para atender a pacientes que necesitan terapia con oxígeno. El objetivo de MSF es aumentar considerablemente el nivel de atención de pacientes graves con COVID-19 y aliviar la presión en los centros de gestión de COVID-19 existentes –los hospitales de Shaidayee y Liberty– que están cada vez más abrumados. Kabul ha sobrepasado a Herat como epicentro del brote en Afganistán, pero se conoce muy poco sobre cuál es la cantidad verdadera de casos confirmados en otras localidades, debido a que la capacidad de diagnóstico sigue siendo limitada. Después del ataque contra Dashte Barchi, se ha interrumpido el apoyo al centro de derivación afgano japonés de COVID-19 en Kabul. En Lashkar Gah, MSF está brindando apoyo al hospital Malika Suraya (el principal centro especializado en COVID-19 en Helmand), mientras que en el hospital de Boost, se han creado las áreas de detección y estabilización, y un mecanismo de derivaciones para pacientes con sospecha de COVID-19. En Kandahar, el equipo está colaborando con el centro de tuberculosis (TB) provincial y el centro de TB de MSF, y se han creado unidades de aislamiento para la admisión y el tratamiento de pacientes con tuberculosis resistente a los medicamentos (TB-DR) que tienen diagnóstico positivo o sospechoso de COVID-19. El equipo de logística también está acelerando la construcción del nuevo hospital de TB. En Kunduz, se han suspendido temporalmente las actividades de la clínica de cuidado de heridas, al igual que las actividades de MSF en la pequeña clínica de estabilización en el distrito de Chardara, al oeste de la ciudad. Estamos colaborando con el Hospital Regional de Kunduz para ofrecer capacitación en prevención y control de infecciones (IPC) para garantizar una mejor protección de su personal médico y de apoyo en el frente de combate. También se han suspendido algunas actividades de construcción en nuestros diversos proyectos. En todos los proyectos, MSF ha implementado todas las medidas de prevención necesarias para mitigar el riesgo de que nuestros centros formen parte de la cadena de transmisión.

  • Bangladesh

    MSF ha creado salas de aislamiento en todos nuestros centros médicos en Cox’s Bazar y está preparando dos centros de tratamiento especializados. Actualmente, nuestros equipos están atendiendo a varios pacientes con COVID-19; también están controlando a pacientes que se sospecha que tienen COVID-19. En este momento nos estamos centrando en atender a todos nuestros pacientes y asegurarnos de que podemos ofrecer la mejor calidad de atención posible para el COVID-19 y otros problemas médicos, además de seguir trabajando junto con las autoridades bangladesíes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros agentes de salud para limitar la propagación del virus. Nuestros equipos también están realizando actividades de promoción de la salud en los campos. En el barrio marginal urbano de Kamrangirchar, MSF ha reducido las actividades regulares para concentrar los recursos en nuestra clínica principal, donde continuamos proporcionando servicios de salud sexual y reproductiva, y para la violencia sexual y de género (VSG), así como promoción de la salud para el COVID-19. También estamos brindando apoyo a los centros de salud locales con capacitación en IPC.

  • Camboya

    Desde mediados de marzo, MSF cambió sus prioridades operativas para ayudar a redactar las pautas de gestión de atención clínica y de IPC. El equipo también implementó infraestructura de triaje en seis hospitales que limitan con Tailandia. Durante un periodo de aproximadamente 3 semanas, más de 300 miembros del personal del Ministerio de Salud recibieron capacitación sobre las nuevas pautas y protocolos sobre COVID-19, entre ellos conductores de ambulancias, limpiadores, técnicos de laboratorio, médicos y enfermeros. Aprendieron sobre las medidas adecuadas de prevención de infecciones y el manejo de casos sospechosos o confirmados de COVID-19.

  • Hong Kong

    En las últimas semanas, el brote local ha estado bajo control. Por lo tanto, Hong Kong ha comenzado a relajar sus medidas de COVID-19. El proyecto de MSF ha cambiado su enfoque de la educación para la salud al apoyo en salud mental. Como el brote ha durado meses, el equipo ahora está preparando un sitio web que proporciona información y consejos para abordar el estrés mental causado por la exposición prolongada a la incertidumbre, mientras que también hay en curso sesiones cara a cara dirigidas a las personas más vulnerables.

  • India

    En Patna, Bihar MSF dirige un centro para pacientes con COVID-19 de leve a moderado en un pabellón deportivo convertido, para apoyar al Hospital Nalanda Medical College. También se están llevando a cabo actividades comunitarias educativas y de promoción de la salud. En Bombay, MSF continúa ampliando la capacitación en COVID-19 entre el personal de sus proyectos de TB-DR, VIH y COVID, y ha establecido medidas de IPC en todos sus lugares de trabajo. MSF también está realizando pruebas de detección de COVID-19 a los pacientes con TB-DR y VIH en su clínica privada independiente y en un servicio de consultas externas coadministrado con el programa nacional de TB en el sector M East. MSF está colaborando con una clínica de fiebre existente y ampliando la capacidad para el tratamiento de casos leves a moderados de COVID-19 en un hospital dirigido por el Ministerio de Salud, y tiene como propósito crear una clínica de fiebre comunitaria para examinar casos sospechosos de COVID-19 y establecer un mecanismo de derivaciones adecuado para su evaluación y aislamiento. MSF también está realizando actividades de promoción de la salud, distribución de mascarillas y jabón, y de agua, saneamiento e higiene en los focos activos de propagación en el sector M East. En India, MSF-India ha abierto una línea telefónica directa de salud mental disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana, en inglés e hindi. Comenzará con cinco consejeros, reclutados y capacitados por MSF, y se ampliará con el tiempo en función de las necesidades.

    Todas las actividades regulares de MSF (asesoramiento ofrecido en los centros) permanecen suspendidas en Cachemira. El asesoramiento telefónico continúa con mejoras en la aceptación de los servicios, principalmente para seguimientos y consultas nuevas derivadas por psiquiatras. En Jahangirpuri, la clínica para VSG Umeed Ki Kiran (UKK) en Delhi permaneció abierta con un uso muy reducido de los servicios. Esta es una zona de captación que sigue siendo un foco activo de propagación de COVID-19. A partir del 22 de junio, el equipo del proyecto realizará una evaluación rápida de las tendencias en la incidencia de la VSG que ha tenido lugar durante el confinamiento y evaluará las necesidades de salud relacionadas con el COVID-19 y la accesibilidad a la atención médica básica.

  • Japón

    Un brote de COVID-19 entre los miembros de la tripulación de un crucero atracado para reparaciones en Nagasaki, en el oeste de Japón, llevó a que 149 de los 623 miembros del personal a bordo tuvieran resultados positivos en las pruebas de COVID-19. MSF comenzó a brindar asistencia médica en tierra. El equipo conformado por un médico y dos enfermeros evaluó a pacientes y ayudó con las derivaciones según el estado de los pacientes y la urgencia de la atención médica. En Suginami, una parte de Tokio, MSF realizó análisis epidemiológicos en apoyo a las autoridades sanitarias.

  • Pakistán

    En Timergara, el equipo está evaluando a aproximadamente 1.350 personas en promedio por día por síntomas de COVID-19, y está realizando consultas para los casos sospechosos. Estamos derivando a los pacientes graves a las estructuras terciarias de Peshawar u otras ciudades en la división de Malakand. La cantidad de casos ha disminuido en el país, y nuestra sala de aislamiento de 30 camas para pacientes con COVID-19 ahora tiene una tasa de ocupación del 30%. Sin embargo, prevemos un aumento de los casos en agosto con las celebraciones del Eid. En colaboración con el Ministerio de Salud y los líderes de la comunidad, se planifica la distribución de mascarillas de tela y jabón (200.000 mascarillas o 2 para cada persona mayor de 12 años; 75.000 pastillas de jabón o 3 por vivienda) para mediados de julio, para la población que vive en el asentamiento informal de la colonia Machar en Karachi. En Balochistán, varias dificultades han demorado la inauguración de la sala de aislamiento del hospital del distrito de Killa Abdullah. Sin embargo, continuamos con el apoyo logístico y al desarrollo, y las líneas de suministro y las donaciones de equipos de protección personal (EPP) están en marcha. Se ha contratado personal de apoyo, y se están realizando capacitaciones para las autoridades sanitarias sobre Watsan, logística y otros asuntos relevantes. También estamos llevando a cabo amplias actividades de concienciación sobre las formas en que las personas pueden protegerse y evitar la propagación del virus, y hemos incorporado medidas de protección de COVID-19 y áreas de aislamiento en la mayoría de los centros en los que colaboramos en todo Pakistán.

  • Filipinas

    En Manila (barrio marginal de Tondo), donde dirigimos un proyecto regular de salud sexual y reproductiva (SSR), seguimos brindando apoyo a la organización con la que colaboramos, Likhaan, en sus actividades de comunicación sobre reducción del riesgo de COVID-19. En junio, iniciamos un nuevo proyecto para apoyar a los equipos de salud a cargo de las actividades de localización de contactos y prevención del COVID-19 en el ámbito de la comunidad. También comenzamos a brindar apoyo en la IPC en tres centros de salud en los que se atiende a pacientes con COVID-19. En junio, comenzamos a colaborar en la sala de COVID-19 y en el laboratorio del hospital San Lázaro, Manila. En julio, tuvimos el primer equipo médico en la sala de COVID-19 para brindar atención clínica. El equipo médico de MSF ha observado un aumento continuo de pacientes con COVID-19 en la primera mitad de julio y ofrece apoyo en la sala en términos de recursos médicos, EPP, equipo biomédico y medicamentos. En Marawi, continuamos con nuestra “campaña de información móvil” para transmitir mensajes de promoción de salud de COVID-19 a las poblaciones vulnerables. Después del final de la cuarentena comunitaria, los equipos de MSF regresaron a las tres clínicas que cerró la oficina de salud de la ciudad durante este periodo y las reorganizaron para prevenir la contaminación por COVID-19. En junio, iniciamos nuestro nuevo proyecto para apoyar a los equipos médicos en el ámbito de la comunidad a cargo de la localización de contactos. El equipo amplió las actividades de promoción de la salud en torno al COVID-19 a dos centros de cuarentena comunitarios creados recientemente.

  • Indonesia

    Seguimos apoyando la respuesta al COVID-19 en el proyecto de Banten, y en Yakarta, el equipo está ampliando las capacitaciones y los talleres con líderes de la comunidad y trabajadores de salud que son responsables de la vigilancia, la localización y la presentación de informes de COVID-19 en los ámbitos del subdistrito y las aldeas. Además, se han llevado a cabo talleres con hospitales de Yakarta sobre la integración de las actividades de COVID-19 con los servicios y las estructuras de salud existentes. Hasta la fecha, se han realizado 10 sesiones de capacitación y se ha capacitado a 140 personas.

  • Kirguistán

    En Kirguistán, trabajamos en estrecha colaboración con el Ministerio de Salud, y ofrecemos asesoramiento técnico, brindamos asistencia logística y apoyamos iniciativas de promoción de la salud, además de ayudar con la vigilancia epidemiológica a través de la recopilación de datos con un enfoque específico en nuestras áreas de operación en el raión de Kadamjay y la región de Batken. Más concretamente, estamos trabajando para hacer pruebas de infecciones en cuatro hospitales principales en el raión de Kadamjay, no solo a través de asesoramiento y capacitación conformes a pautas firmes de prevención de infecciones, sino también a través de la provisión de desinfectantes y equipos de protección personal para el personal de salud. También estamos administrando la logística de los cuatro equipos itinerantes, proporcionándoles vehículos y combustible, y proveyendo equipos de protección a los equipos médicos. Además, hemos distribuido más de 4.500 mascarillas para proteger a los pacientes con enfermedades no transmisibles (ENT) y complicaciones existentes en la región. También le hemos proporcionado al Ministerio de Salud equipos de protección personal, que incluyeron mascarillas y guantes N95, termómetros, pastillas de cloro y toallitas impregnadas en alcohol.

  • Malasia

    Estamos listos para aumentar el apoyo a las autoridades de distrito y nacionales del Ministerio de Salud para la localización de contactos y la realización de pruebas. También hemos emitido un llamado al gobierno malasio para que derogue una circular mediante la que se obligue a los centros de salud públicos a informar sobre los migrantes irregulares, incluidos los refugiados y solicitantes de asilo. En Penang, estamos ofreciendo educación para la salud sobre COVID-19 en distintos idiomas, incluidos el rohingya y el birmano, y traducciones en los hospitales. Tuvimos que suspender las clínicas móviles, pero los pacientes se comunican con nosotros a través de nuestra línea telefónica directa. Hemos donado suplementos alimenticios a 100 familias vulnerables.

  • Myanmar

    Nuestros equipos han implementado planes de E-Prep en cada proyecto, lo que incluyó: Capacitación en IPC y EPP, puntos adicionales para el lavado de manos, el establecimiento de opciones en cuanto a la cuarentena para el personal y la designación de horarios de trabajo rotativos. También proporcionamos medicamentos adicionales a los pacientes con VIH y ENT. La página de Facebook de MSF Myanmar ha iniciado una campaña de concienciación y participación, que se centra en la difusión de mensajes sobre promoción de la salud y prevención del COVID-19, y ha alcanzado los 1,7 millones de clics en el último mes. MSF también está trabajando en estrecha colaboración con el Ministerio de Salud y Saneamiento (MOHS), ofreciendo capacitaciones técnicas, traducciones y otro tipo de asistencia al personal del MOHS, y donando diversos artículos como mascarillas quirúrgicas, desinfectante de manos, jabón y carteles educativos sobre salud.

  • Tayikistán

    MSF está priorizando la continuidad de la atención de calidad en los servicios esenciales para niños y adultos con TB, en colaboración con el Ministerio de Salud y Protección Social de la Población (MoHSPP) a través de programas de MSF existentes que se centran en el diagnóstico, el tratamiento y la localización de contactos. Nuestro equipo finalizó la primera evaluación del dispensario de TB del Centro Republicano. El objetivo es reducir el riesgo de transmisión de COVID-19 entre las personas que buscan atención y el personal que trabaja allí. Plantearemos preguntas sobre triaje, mejoraremos el flujo de pacientes y ofreceremos promoción de la salud a las personas que esperan sus exámenes. Además, se construirá un área de espera en un espacio abierto separado al aire libre con protección de sombra para las personas que se sospecha que tienen COVID-19. Esta es la primera vez que se implementará un enfoque de triaje de este tipo en los centros del Programa Nacional de Tuberculosis (NTP). Si la prueba piloto es satisfactoria, MSF incorporará sistemas de triaje similares en otros dispensarios de TB del país. La propuesta ha sido analizada y aprobada por el NTP.

  • Uzbekistán

    MSF mantiene programas clave de TB y VIH mientras participa en la cooperación entre agencias para la respuesta al COVID-19. MSF está publicando mensajes de educación para la salud a través de los canales de las redes sociales, mediante los que apoya la educación para la salud para las personas con TB en Karakalpakistán, y compartió mensajes sobre COVID y TB con el Ministerio de Salud y la ONU para aumentar el alcance. Más recientemente en Karakalpakistán, MSF ha usado los canales locales de radio y televisión para promover los mensajes de prevención del COVID-19. MSF continúa apoyando las medidas de IPC en el sistema de atención primaria de salud, y más recientemente también en los centros de tratamiento de COVID-19. Además, coordinamos con el Ministerio de Salud en cuanto al tratamiento de pacientes coinfectados con COVID-19 y TB. La orientación de MSF para las personas con TB se adaptó en los puestos y se compartió con grupos de las redes sociales de los centros de TB para que la usen durante las sesiones regulares con los pacientes. Se han producido videos de capacitación para los enfermeros y cuidadores del Ministerio de Salud, y se usan para enseñarles a los trabajadores de atención médica del Ministerio de Salud el modelo de Tratamiento Observado Directamente por la Familia (FDOT) para pacientes con TB.

América

  • Brasil

    En São Paulo hemos puesto en marcha una unidad de cuidados intensivos de ocho camas en el hospital Tide Setubal, en el este de la ciudad, y estamos brindando atención tanto a los vecinos, como del resto de la ciudad. Nuestros equipos también están realizando actividades de divulgación para la búsqueda activa de casos y el rastreo de contactos de aquellas personas que han sido admitidas en la UCI. También llevan a cabo actividades de promoción de la salud en las zonas más marginales del barrio. En el estado de Amazonas, nuestros equipos trabajan en las remotas ciudades de São Gabriel da Cachoeira y Tefé, a varias horas en avión desde la capital estatal, Manaos. En Tefe damos formación en el hospital principal de la ciudad, y también realizamos vigilancia epidemiológica en aldeas rurales. En São Gabriel da Cachoeira, tenemos en marcha una sala de 10 camas donde tratamos a personas con casos moderados de COVID-19. En Boa Vista, en el estado de Roraima, nuestro personal está trabajando en un hospital de campaña dedicado a la COVID-19, brindando atención médica en una UCI y en la sala de tratamiento de pacientes con casos moderados y severos. Nuestro equipo también ha visitado refugios informales donde se han reunido migrantes y refugiados de Venezuela, ofreciendo orientación sobre higiene y distanciamiento físico a los residentes. Hemos ayudado a ampliar el acceso al agua en refugios formales e informales y hemos distribuido kits de higiene.

  • Estados Unidos

    Estamos trabajando en sitios clave en todo el país con autoridades locales y organizaciones asociadas que atienden a comunidades vulnerables que a menudo carecen de acceso a la atención médica, y ayudan a los residentes y al personal de las instalaciones de atención médica a largo plazo a reducir y detener la propagación del nuevo coronavirus. En la ciudad de Nueva York, MSF está ayudando a reducir la propagación de COVID-19 al asociarse con organizaciones locales para mejorar las medidas de prevención y control de infecciones (IPC) para los grupos en riesgo. MSF ha abierto estaciones de ayuda temporales en Manhattan, que ofrecen duchas gratuitas, artículos de higiene, calcetines limpios y ropa interior, e información sobre servicios adicionales para las personas que actualmente no tienen acceso a instalaciones de higiene. Hasta ahora hemos proporcionado más de 2000 duchas. MSF también ha donado más de 160 estaciones de lavado de manos a lugares como comedores populares e instalaciones de viviendas de apoyo, y estamos distribuyendo 1.000 teléfonos móviles a los neoyorquinos vulnerables que carecen de la tecnología esencial necesaria para contactar a los servicios de emergencia y apoyo. En Michigan, el estado tiene 66.000 casos confirmados y más de 6.000 muertes. Los residentes de hogares de ancianos representan 7.100 de los casos y 2.000 muertes. Además, más de 3.100 empleados que trabajan en centros de atención se han enfermado por COVID-19. MSF se coordina con el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Michigan y el Departamento de Salud de Detroit para identificar rápidamente qué hogares de ancianos necesitan medidas de control de infecciones. Los equipos de MSF ofrecen tres conjuntos de actividades para ayudar a proteger a los residentes y al personal: evaluaciones y orientación general para mejorar las prácticas de prevención y control de infecciones, apoyo técnico y capacitación en el sitio, y talleres de salud mental para abordar el alto nivel de estrés y dolor que el personal de primera línea enfrenta todos los días. En Immokalee, Florida, donde aproximadamente 15.000-20.000 trabajadores agrícolas migrantes han trabajado durante la pandemia con un acceso mínimo a la atención médica y pruebas, estamos trabajando estrechamente con la Coalición de Trabajadores de Immokalee (CIW), el Departamento de Salud (DoH) y el Red de atención de salud. Juntos, hemos estado implementando un plan de respuesta COVID-19 multifacético. MSF ha llevado a cabo una campaña de promoción sobre salud pública y sitios móviles de pruebas de COVID-19 en asociación con el Departamento de Salud y la Red de Atención Médica. Hemos comenzado a entregar nuestras clínicas de pruebas al Departamento de Salud, que continuará este trabajo. En el suroeste, MSF trabaja en asociación con funcionarios locales, líderes comunitarios, organizaciones de servicios y trabajadores de la salud de los pueblos Navajo y Nación en los estados del suroeste de Nuevo México y Arizona que abordan directamente las necesidades relacionadas con COVID-19. El equipo de MSF proporciona orientación y capacitación sobre medidas de prevención y control de infecciones en una variedad de instalaciones médicas y no médicas, desde hogares de adultos mayores hasta instalaciones correccionales con unidades de Servicios Médicos de Emergencia (EMS) y con nuevos reclutas policiales, y trabajó estrechamente con socios locales para expandir la información y educación de salud pública sobre COVID-19 a nivel comunitario. A medida que otros sectores de la comunidad solicitaron capacitaciones de IPC, MSF comenzó a capacitar a otros para asegurar que tantos grupos recibieran talleres críticos de IPC. El equipo impartió seis talleres de "Capacitación de maestros" a más de 700 empleados del Departamento de Servicios Sociales. MSF también está trabajando con organizaciones locales para expandir la información y educación sobre salud pública sobre COVID-19 a nivel comunitario. Los equipos llevaron a cabo promociones de salud en Kayenta y Gallup. En Puerto Rico, MSF está apoyando a grupos vulnerables, incluidas personas sin hogar, adultos mayores, personas con trastornos por abuso de sustancias y comunidades que han sido afectadas por terremotos recientes. MSF ofrece consultas médicas en lugares remotos donde la pandemia limita el acceso a la atención. Los servicios médicos incluyen visitas domiciliarias y clínicas planificadas para las comunidades. Hasta el momento, MSF ha distribuido más de 2.700 kits de higiene a esta población, donó 20,000 equipos de protección personal (EPP) a 21 centros de salud y realizó 11 capacitaciones de IPC para ayudar a los trabajadores esenciales, pacientes y otras personas.

  • Haití

    Hemos reorganizado el Centro de Emergencia del barrio de Martissant de la capital, Puerto Príncipe, para aislar y referir casos sospechosos de COVID-19. Hemos puesto en marcha un flujo separado de pacientes y personal, además del triaje y cinco camas de aislamiento. En la zona de Drouillard, estamos gestionando un hospital de campaña para tratar a pacientes con COVID-19. Nuestros equipos también han visitado el hospital Chancrelles en el distrito Cité Soleil de la capital con el fin de dar apoyo en la implementación de medidas de IPC, incluyendo triaje y aislamiento. Nuestros equipos están llevando a cabo actividades de promoción de la salud en comunidades de todo el país a través de los medios de comunicación como la radio y las redes sociales, pero también mediante la formación de trabajadores de salud y líderes comunitarios, y en instituciones de salud. En el sur de Haití, estamos dando apoyo a dos recintos de salud pública (en Port-à-Piment y Port Salut) para la instalación de sistemas de triaje, camas de aislamiento, sistemas de derivación y formación del personal médico. Los equipos informan que la falta de suministros es un importante obstáculo.

  • México

    En Guerrero, los equipos de MSF reanudaron las clínicas móviles que brindan atención primaria de salud y apoyo psicosocial a la población víctima de violencia. Los equipos de MSF han coordinado con las autoridades sanitarias estatales para proporcionar también apoyo técnico de IPC en los lugares más necesarios. Se han visitado varios hospitales estatales, incluido el Centro de Salud de Ciudad Altamirano, el Hospital Comunitario de Arcelia y el Hospital Comunitario de Teloloapan, donde llevamos a cabo capacitaciones para el personal de salud y apoyo en la creación de circuitos para el personal de salud y los pacientes.
    En México, el CAI (un centro especializado para quienes han sufrido tortura o violencia extrema) continúa integrando nuevos casos remitidos por nuestros socios de la Ciudad de México, además de los pacientes que ya estaban siguiendo el programa antes del confinamiento. MSF evaluó e implementó IPC en refugios para migrantes en la Ciudad de México y en diferentes refugios en Tijuana, Baja California; Ciudad Juárez, Chihuahua; Tapachula, Chiapas; Tierra Blanca, Coatzacoalcos, Oluta, Veracruz; Huehuetoca, Estado de México; Monterrey, Nuevo León, Saltillo, Ciudad Acuña, Coahuila y Piedras Negras, Sonora, Tenosique y Nuevo Laredo. Además, MSF ha brindado apoyo en el Hospital Psiquiátrico Samuel Rodríguez Moreno en la Ciudad de México, el Hospital General Renacimiento en Acapulco y el Hospital General Chilpancingo en Guerrero. En el proyecto de la frontera norte de México, en Matamoros y Reynosa, MSF aumentó y adaptó sus actividades, un refugio y un campamento de solicitantes de asilo. También en ambas ciudades, MSF ha iniciado actividades médicas en dos centros adaptados para pacientes graves con COVID-19. En ambos centros, MSF está atendiendo pacientes leves y con síntomas sospechosos de COVID-19, y pacientes severos que necesitan oxígeno. Hasta ahora, MSF ha atendido a 75 pacientes.
    En Matamoros y Reynosa, iniciamos una línea telefónica de atención psicológica para pacientes que son víctimas de violencia o están enfrentando la pandemia COVID-19. También en la frontera norte, MSF continúa su intervención en Nuevo Laredo evaluando e implementando IPC en todos los refugios para migrantes donde más de 200 personas permanecen en confinamiento. Se brinda apoyo psicosocial al anfitrión del albergue, al personal y también a los miembros de las comunidades circundantes. MSF continúa monitoreando el flujo constante de mexicanos repatriados por las autoridades estadounidenses y deportados a inmigrantes no mexicanos.

  • Honduras

    En Tegucigalpa, MSF ha iniciado actividades médicas en un centro adaptado para pacientes graves con COVID-19. Esto tiene el objetivo de ayudar al sistema de salud metropolitano a evitar los hospitales en condiciones de hacinamiento. Hasta ahora MSF ha atendido a 44 pacientes. Además, hay una línea telefónica de salud mental para sobrevivientes de violencia y violencia sexual en funcionamiento, en este momento los psicólogos han detectado un aumento en las consultas de salud mental. MSF administra un centro de salud en un vecindario en las afueras de la ciudad y está preparado para detectar casos de COVID-19. En Choloma, el proyecto de salud sexual y reproductiva todavía está funcionando, con algunas limitaciones, pero hasta ahora es la única clínica materna en la ciudad, por lo que todas las referencias para partos y consultas de atención prenatal están allí. El proyecto también donó una ambulancia para transportar pacientes con COVID-19 a los centros de aislamiento establecidos por el gobierno.

  • Ecuador

    Un equipo de MSF está trabajando en la provincia costera de Esmeraldas, en el noroeste, donde los casos están aumentando rápidamente. Las autoridades de la capital, Quito, nos han pedido que ayudemos con la alarmante situación en las residencias de ancianos.

  • Colombia

    MSF está trabajando en estrecha colaboración con las autoridades sanitarias en Norte de Santander y Tumaco para apoyar la respuesta local. Expandimos nuestros equipos y reorientamos parte de nuestros servicios para responder a la enfermedad. Actualmente estamos participando en triaje ambulatorio y brindando apoyo al área para pacientes con síntomas respiratorios en el hospital de Tibú. También continuamos dando seguimiento a pacientes con enfermedades crónicas, y hemos mantenido nuestras actividades de salud mental y salud sexual y reproductiva con poblaciones venezolanas y colombianas sin acceso al sistema de salud, así como atención de emergencia por violencia sexual e interrupción del embarazo. En Tumaco estamos llevando a cabo actividades médicas y de salud mental en los dos hospitales públicos de la ciudad. En cada uno de estos lugares también estamos centrando una gran parte de nuestros esfuerzos en actividades de promoción y prevención en ciudades, pueblos y vecindarios a través de diferentes estrategias comunitarias y los medios de comunicación.

  • Venezuela

    El plan de respuesta de MSF incluye ayudar con suministros médicos y reclutamiento de personal, así como fortalecer los servicios de triaje, diagnóstico, tratamiento, control de infecciones y sistema peri-hospitalario en los proyectos en Amazonas, Anzoátegui, Bolívar, Sucre, Táchira y Caracas y el Distrito Capital (en el Hospital Vargas en Libertador y en el Hospital Pérez de León II en Petare). En Caracas, las actividades de COVID-19 se llevarán a cabo en el Hospital Pérez de León II en Petare (Miranda), donde los equipos rehabilitaron la infraestructura, adaptaron el flujo de pacientes, establecieron medidas de IPC y personal capacitado para recibir pacientes de COVID-19 para hospitalización y cuidados UCI. Los equipos ya comenzaron a recibir pacientes. MSF también está apoyando la contratación de personal, el tratamiento y los servicios del sistema peri-hospitalario en el Hospital Vargas de Caracas. Nuestros equipos también ofrecen apoyo logístico.

  • Argentina

    En Argentina, MSF ofreció asistencia técnica y asesoramiento a varias autoridades sanitarias, como el diseño de protocolos, circuitos y medidas de prevención y control de infecciones en estructuras de salud y/ o estructuras de tratamiento alternativas, y brindamos apoyo al personal de hogares para ancianos. En Córdoba, MSF brindó apoyo técnico específico al grupo de trabajo del Comité de Operaciones de Emergencia de la provincia para estructuras cerradas (que incluye hogares para ancianos, unidades de hemodiálisis y prisiones), y participó en la capacitación del personal. En Buenos Aires, MSF colaboró con las secretarías encargadas de la respuesta al COVID-19 en los barrios vulnerables de la ciudad, con respecto a posibles estrategias de intervención, definición de prioridades y en la capacitación de equipos. Estamos además realizando una campaña de comunicación pública con mensajes de promoción de la salud: medidas de cuidado y prevención de COVID-19, síntomas, mitos y creencias. Estos mensajes llegan al público del Área Metropolitana de Buenos Aires a través de redes sociales y en pantallas instaladas en espacios de circulación como transportes públicos, supermercados, esquinas icónicas o estaciones de tren y subte.

  • Perú

    Lanzamos una intervención en respuesta al COVID-19 en la región de Amazonia de Perú, en cooperación con el Ministerio de Salud peruano. Equipos sanitarios móviles brindarán apoyo a comunidades y centros de salud primaria a lo largo de los ríos de las regiones de Loreto y Ucayali. Otro equipo está apoyando hospitales de referencia y centros de salud en Moyobamaba, Tarapoto y Yurimaguas en San Martín, en colaboración con un equipo de cuidados intensivos (ICU) del Servicio de Salud Vasco de España. Además del manejo activo de casos de pacientes severamente enfermos, vamos a proveer apoyo en términos de capacitación, promoción de salud y preparación de un centro de salud para casos de COVID-19.

  • El Salvador

    MSF ha fortalecido sus servicios de ambulancias para aliviar la carga de trabajo del sistema de emergencia que se dedica al transporte de pacientes con COVID-19 en áreas de difícil acceso debido a la violencia. MSF continúa con clínicas móviles en comunidades de San Salvador y Soyapango afectadas por la violencia. Los centros de salud han suspendido las consultas externas y solo atienden a personas con sospecha de COVID-19 y emergencias. Continuamos con intervenciones de promoción y prevención de la salud. MSF comenzó a trabajar en la atención de salud mental en un centro de aislamiento dedicadoexclusivamente a personas deportadas (de México y EE. UU.), mientras evalúamos a otros para una posible intervención.

  • Bolivia

    Uno de nuestros equipos llegó a la región de Beni para evaluar las necesidades, una zona rural de la cuenca del Amazonas, en el noreste del país.

Oceanía

  • Papúa Nueva Guinea

    En Papúa Nueva Guinea, nuestros equipos siguen ofreciendo capacitación al personal de atención médica en los centros de salud designados para recibir a pacientes con COVID-19, en particular en la provincia del Golfo, donde se encuentra uno de los proyectos de tuberculosis de MSF. Continúan las actividades regulares de tuberculosis.

El detalle de actividades de cada país está actualizado a Julio de 2020.

La situación cambiante frente a la pandemia del coronavirus COVID-19 hace que nuestros proyectos evolucionen con agilidad, por lo que este mapa refleja la mayoría de nuestras actividades actualmente en curso, pero no es un registro exhaustivo de la totalidad de nuestras intervenciones en respuesta al COVID-19.

Etiquetas
Covid-19

Proyectos de MSF en el mundo