Back to top

Sudán del Sur

Más de tres años de conflicto continuo, en los que la violencia contra los civiles ha sido extrema, han obligado a millones de personas a abandonar sus hogares.

Mapa de los proyectos de Médicos Sin Fronteras en Sudán del Sur.
Gastos:  
86,9 M €
Personal sobre el terreno: 
3.683
-A A +A

Cientos de miles de personas viven en un terror constante y, a veces durante meses, no pueden procurarse comida, agua o servicios básicos como la atención médica primaria y secundaria.

En 2016, Médicos Sin Fronteras(MSF) siguió respondiendo a las necesidades médicas urgentes de las personas afectadas por la violencia y mantuvo sus programas esenciales de salud en este país, a pesar de los desafíos crecientes para llegar a las poblaciones necesitadas de ayuda. A medida que la inseguridad y la violencia se propagaban, llevar asistencia humanitaria se hizo cada vez más complicado y, en algunos lugares, más peligroso.

Yuba

Tras estallar los combates en Yuba (la capital) en julio, MSF instaló un centro quirúrgico y activó clínicas móviles por toda la ciudad. En el primer mes, un equipo de actividades externas atendió a 9.242 personas por lesiones relacionadas con la violencia y problemas de salud causados por el deterioro de las condiciones de vida. MSF también ayudó al Ministerio de Salud con un centro de tratamiento del cólera en el Hospital Universitario de Yuba.

Región del Gran Alto Nilo

Pibor

La clínica de MSF en Pibor atendió a pacientes hospitalizados y ambulatorios, con servicios que también incluyeron los de maternidad y urgencias. Los saqueos de febrero interrumpieron temporalmente estas actividades, si bien la clínica estuvo de nuevo completamente operativa en abril. A finales de año, se abrió un servicio de cirugía.

Doro

MSF continuó ofreciendo atención médica a los 50.000 refugiados sudaneses del campo de Doro, así como a la comunidad local del condado de Maban. Las clínicas móviles desplegadas durante el pico de malaria realizaron pruebas de la enfermedad a 9.970 personas.

Lankien

El hospital de MSF en Lankien es el único centro médico en funcionamiento en la zona. Aunque las tasas de desnutrición fueron inferiores a las esperadas, el equipo atendió a 1.068 niños en el programa de nutrición terapéutica. La malaria fue la principal morbilidad en este hospital y en el centro de atención primaria de salud de Yuai. En 2016, MSF también trató en el hospital a 1.530 pacientes con kala azar, una enfermedad potencialmente mortal. En 2016, estos equipos realizaron 116.944 consultas ambulatorias entre el hospital y el centro de salud.

Bor

MSF siguió capacitando al personal y rehabilitando edificios del hospital público de Bor. A partir de abril, también trabajó en el servicio de cirugía, la farmacia, las actividades de esterilización y la gestión de residuos.