Back to top

Sudáfrica

Sudáfrica tiene la mayor cohorte de pacientes con VIH en tratamiento del mundo y también está liderando la lucha por el acceso a los nuevos fármacos para la tuberculosis multirresistente (TB-MDR).

Mapa de los proyectos de Médicos Sin Fronteras en Sudáfrica.
Gastos:  
7,6 M €
Personal sobre el terreno: 
224
-A A +A

2016 fue un año de turbulencias políticas y económicas; el principal partido político perdió el control de varias ciudades importantes en las municipales de agosto y la población siguió reclamando, a menudo de forma violenta, mejores servicios públicos y líderes responsables.

Provincia de KwaZulu-Natal

En el distrito de uThungulu, el programa para pacientes con VIH TB de Médicos Sin Fronteras (que cubre a unas 114.000 personas) quiere ser el primero del país en cumplir el ambicioso objetivo 90-90-90 de ONUSIDA1. En su informe ‘Cambiando el rumbo de la epidemia de VIH/TB en KwaZulu-Natal’, M'edicos Sin Fronteras (MSF) resumió el enfoque de este proyecto, que se centra en la comunidad para llevar al máximo número de personas posible las pruebas de VIH y tuberculosis, así como el tratamiento y su seguimiento; MSF quiere animar al Gobierno a aplicar este modelo de atención integral y cumplir así en todo el territorio nacional el objetivo 90-90-90. En 2016, MSF hizo la prueba del VIH a 56.029 personas, realizó 2.370 circuncisiones masculinas y distribuyó más de 1,5 millones de preservativos.

Khayelitsha

El proyecto de Khayelitsha, cerca de Ciudad del Cabo, siguió impulsando los nuevos regímenes de tratamiento para la TB-MDR, así como modelos innovadores de atención a pacientes coinfectados con VIH y TB.

En 2016, el equipo se centró en el desarrollo de modelos de atención para grupos de riesgo, por ejemplo para mujeres embarazadas, sus bebés y los adolescentes. Así, en colaboración con las autoridades municipales y con la ONG sudafricana mothers2mothers, se crearon trece clubes posnatales, llamados ‘Mamás y bebés’, que facilitan a las mujeres y sus hijos atención integral para el VIH y otros problemas de salud; este programa ha permitido mejorar la continuidad del tratamiento.

Además, tanto en Khayelitsha como en el resto del país, MSF siguió apostando por los nuevos medicamentos para ciertos pacientes. En Sudáfrica ya está disponible el nuevo fármaco contra la tuberculosis, la bedaquilina; y en Khayelitsha, MSF tiene la cohorte nacional más importante de pacientes en tratamiento con delamanida, con 61 nuevos pacientes este año. MSF también apoya al Departamento de Salud de la Provincia Occidental del Cabo, ofreciendo regímenes de tratamiento reforzado a personas con tuberculosis resistente.

Rustenburg

MSF siguió apoyando al Departamento de Salud de la provincia de Noroeste para que se amplíe el acceso a la atención a víctimas de violencia sexual en Rustenburg, en la zona de las minas de platino. El informe de MSF ‘Violencia desatendida’, basado en una encuesta realizada en esta zona a 800 mujeres de entre 18 y 49 años de edad, indica que una de cada cuatro mujeres del distrito de Bojanala ha sido violada y que la mitad ha experimentado alguna forma de violencia sexual o de género; sin embargo, el 95% nunca habían acudido a un centro de salud tras ser agredidas.

En 2016, MSF siguió colaborando con tres centros de atención primaria en Kgomotso, con un paquete básico de atención médica, legal y psicosocial para víctimas de violencia sexual. Con el objetivo de prevenir enfermedades y reducir el sufrimiento asociado con la violación, este programa ofrecía examen forense, profilaxis posexposición (PEP, para prevenir el VIH y otras infecciones de transmisión sexual) y apoyo y asesoramiento psicosocial. En 2016, fueron atendidas 290 víctimas de violencia sexual y todas ellas recibieron medicación básica y/o atención psicológica.

Además de trabajar con las autoridades sanitarias provinciales, MSF siguió abogando ante el Gobierno central por una mayor disponibilidad de atención especializada para víctimas de violencia sexual.

Leyes de patentes

La coalición Fix the Patent Laws (Cambiar las leyes de patentes), lanzada en 2011 y de la que MSF es miembro fundador, está compuesta por 32 grupos de pacientes y organizaciones que promueven la reforma de las leyes de propiedad intelectual de Sudáfrica para acabar con los problemas de acceso a medicamentos vitales. Después de años de presión, en julio de 2016, el Departamento de Comercio e Industria de Sudáfrica publicó un nuevo marco consultivo de política de propiedad intelectual; en septiembre, la coalición publicó el informe ‘Barreras de patentes para el acceso a medicamentos en Sudáfrica’, que estudiaba la reforma de la ley de patentes. La coalición continúa ejerciendo presión sobre el Gobierno para acelerar la reforma legislativa.

Acabar con el desabastecimiento

El proyecto ‘Acabemos con las rupturas de stocks’ (‘Stop Stocks Out) es una iniciativa impulsada por la sociedad civil en la que MSF, en colaboración con otras organizaciones y las autoridades sanitarias, monitoriza la disponibilidad de medicamentos esenciales en las clínicas de todo el país, vigila que no haya desabastecimiento y facilita una resolución rápida si este se produce. Las comunidades están capacitadas para informar sobre los desabastecimientos y se alienta a las autoridades sanitarias nacionales y, si es necesario, se las presiona para que promuevan la reforma de las cadenas de suministro. En 2016, el proyecto recibió 605 alertas telefónicas de desabastecimiento y formó a 3.454 pacientes y activistas comunitarios. También obtuvo una aportación a tres años de la Unión Europea para continuar con sus operaciones actuales.

1 Los objetivos 90-90-90 establecidos por ONUSIDA apuntan a que, en 2020, el 90% de las personas que vivan con el VIH conozcan su estado serológico; el 90% de esas personas reciban tratamiento antirretroviral; y el 90% de las que reciben tratamiento hayan alcanzado niveles “indetectables” del virus en la sangre (supresión viral).

 

Testimonio de una paciente

Sinethemba Kuse, de 17 años, es de Khayelitsha y fue una de las primeras personas con TB resistente en recibir tratamiento con delamanida en Sudáfrica

“Imagina que te dicen justo antes de Navidad que tienes TB-MDR. Ese mismo día me dieron unas pastillas y me pusieron una inyección. Las inyecciones dolían mucho; me daba miedo la aguja porque tenía que pincharme todos los días. A veces sangraba e incluso tenía nódulos. Tomaba muchos comprimidos, así que vomitaba o tenía mareos. Más tarde, nos hablaron de un nuevo medicamento que estaba disponible en Khayelitsha y que poca gente tiene la suerte de recibir. La Dr. Jenny [Hughes] de MSF me dio más detalles de este nuevo medicamento, que se llama delamanida. Empecé a tomarlo en febrero de 2015. Todo lo que puedo decir es que tengo esperanza. Le confié mi vida y funcionó. Mi abuela y todo el mundo comenzó a notar la diferencia, incluso los amigos de la iglesia de mi abuela notaron el cambio”.