Back to top

Papúa Nueva Guinea

Médicos Sin Fronteras (MSF) continuó trabajando para mejorar el acceso al diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis.

Mapa de los proyectos de Médicos Sin Fronteras en Papúa Nueva Guinea.
Gastos: 
4,3 M €
Personal sobre el terreno: 
116
-A A +A

Se estima que, en este país, una de cada cuatro personas con tuberculosis vive en Port Moresby, la capital.

En 2016, en colaboración con el Programa Nacional de Tuberculosis, MSF aumentó sus capacidades de detección, diagnóstico, iniciación del tratamiento y seguimiento de pacientes en el hospital Gerehu de la capital. Además, varios equipos móviles comenzaron a trabajar en las comunidades para mejorar la adherencia de los pacientes al tratamiento. En la provincia del Golfo, MSF amplió su programa de tuberculosis, dando apoyo a dos centros de salud y al Hospital General de Kerema.

El problema que plantea el tratamiento de la tuberculosis en zonas remotas es que llegar a los pacientes es difícil y no existe un sistema de seguimiento eficaz; esto provoca que muchos no completen su tratamiento. Por eso, en colaboración con las autoridades provinciales, MSF sigue apostado por un modelo descentralizado de atención, para que los pacientes no tengan que acudir al centro médico con tanta frecuencia. A finales de 2016, MSF había iniciado el tratamiento de 1.819 pacientes con tuberculosis y de otros 24 con tuberculosis resistente a los medicamentos.

Violencia sexual y de género

En marzo, MSF publicó el informe ‘Regresar con el agresor’ (‘Return to abuser’), para poner de manifiesto que, debido a las lagunas en los servicios públicos, las mujeres y las niñas víctimas de abusos quedan atrapadas en ciclos de violencia sexual. En 2016, en el hospital de Tari, MSF traspasó su proyecto de atención a las víctimas de violencia sexual, de género e intrafamiliar; el volumen de agresiones sigue siendo elevado en Tari y en la región de las llamadas ‘tierras altas’, pero las autoridades sanitarias provinciales ya están liderando la respuesta a las necesidades médicas y psicológicas de las víctimas y facilitando su acceso a servicios vitales.