Back to top

Médicos Sin Fronteras en Papúa Nueva Guinea

En 2017, Médicos Sin Fronteras se centró en los programas para personas con tuberculosis, con el fin de ampliar la atención disponible y mejorar la adherencia a los tratamientos.

Mapa de los proyectos de Médicos Sin Fronteras en Papúa Nueva Guinea.
Gastos: 
4,1 M €
Personal sobre el terreno: 
152
Médicos sin fronteras trabajó por primera vez en: 
1992
-A A +A

La tuberculosis (TB) es una importante emergencia de salud pública en Papúa Nueva Guinea: solo en 2016, hubo casi 30.000 nuevos casos. De hecho, es la cuarta causa de muerte tras un ingreso hospitalario y la principal entre los pacientes con VIH.

En colaboración con el programa nacional de TB, Médicos Sin Fronteras trabajó en 2017 para mejorar el triaje, diagnóstico, inicio del tratamiento y seguimiento de los pacientes en el hospital de Gerehu de la capital, Port Moresby. También hubo equipos móviles en las comunidades para mejorar la adherencia al tratamiento.

En la provincia del Golfo, Médicos Sin Fronteras amplió su programa de tuberculosis para dar apoyo a dos centros de salud, así como al hospital general de Kerema. Llegar a las zonas remotas es difícil y no hay un seguimiento eficaz de los pacientes, lo que da lugar a un elevado número de fracasos terapéuticos. En colaboración con las autoridades provinciales, MSF siguió desarrollando un modelo de atención descentralizada que facilita el acceso al diagnóstico, tratamiento y seguimiento más cerca de los hogares.

En 2017, Médicos Sin Fronteras inició el tratamiento de más de 2.100 pacientes con tuberculosis sensible a los medicamentos y de 53 con tuberculosis resistente.

Las cifras de 2017: 

  • 2.200 pacientes con TB iniciaron tratamiento, incluyendo 53 con MDR-TB

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en Papúa Nueva Guinea entre enero y diciembre de 2017; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo.