Back to top

Médicos Sin Fronteras en Nicaragua

En 2018, Médicos Sin Fronteras regresó a Nicaragua para ofrecer apoyo psicosocial a las personas afectadas por la violencia resultante de los disturbios civiles y políticos.

Gastos:  
0,6 M €
Personal sobre el terreno: 
10
Médicos sin fronteras trabajó por primera vez en: 
1972
-A A +A

Desde junio, nuestros equipos brindaron atención de salud mental a 698 pacientes; en su mayoría, sufrían afecciones como ansiedad, trastorno de adaptación y estrés postraumático, como resultado de haber vivido y presenciado eventos violentos.

Realizamos consultas iniciales y sesiones de seguimiento individuales y familiares en Managua, así como en Masaya, Jinotepe, León, Jinotega y Matagalpa.

Además, proporcionamos capacitación básica en salud mental, primeros auxilios psicológicos y cuidado personal a responsables y educadores de la comunidad, para que puedan dar apoyo psicológico a otras personas y controlar en sí mismos los efectos físicos y psicológicos de la violencia.

También capacitamos a 559 profesionales de la psicología y la salud para identificar los traumas y los síntomas de dolor traumático, incluso en menores. Esta capacitación permitirá no solo diagnosticar, sino también cuidar a las víctimas de la violencia.

Según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), a finales de 2018, 18.632 nicaragüenses habían registrado solicitudes de asilo en Costa Rica. Por lo tanto, extendimos nuestra capacitación a psicólogos clínicos y organizaciones de Costa Rica, con el fin de apoyar los servicios de salud mental ofrecen a los nicaragüenses que habían cruzado la frontera. 

Las cifras de 2018:

  • 1.080 consultas individuales de salud mental

  • 76 sesiones en grupo de salud mental

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en Nicaragua entre enero y diciembre de 2018; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo.