Back to top

Mozambique

Mozambique sigue luchando contra el VIH y ha puesto en marcha ambiciosos programas de diagnóstico y tratamiento temprano; no obstante, la epidemia aún afecta al 11,5% de los adultos.

Mapa de los proyectos de Médicos Sin Fronteras en Mozambique.
Gastos: 
9 M €
Personal sobre el terreno: 
411
-A A +A

Además, en 2016, estalló un conflicto de baja intensidad en el centro del país, que provocó el desplazamiento de varias comunidades y que estas perdieran la posibilidad de recibir atención médica. De hecho, la disponibilidad general de servicios sanitarios en el país se ha visto perjudicada por las limitaciones presupuestarias: faltan recursos humanos y escasean los medicamentos.

En MaputoMédicos Sin Fronteras (MSF) siguió atendiendo a pacientes con VIH en tratamiento con antirretrovirales de segunda o tercera línea y con enfermedades oportunistas específicas (como el sarcoma de Kaposi o la hepatitis vírica). También siguió ofreciendo atención integral a personas con tuberculosis multi y extrarresistente a los medicamentos. Además, en 2016 lanzó un nuevo programa centrado en la hepatitis C y tres pacientes pudieron iniciar su tratamiento dentro de la Sanidad pública.

Asimismo, MSF continuó apoyando al Ministerio de Salud de los distritos de Changara y Marara, con el fin de ampliar la atención disponible para personas con VIH y tuberculosis, utilizando para ello modelos innovadores de atención que se basan en la participación de la comunidad.

Por otra parte, MSF siguió desarrollando modelos de atención para grupos clave debido a su especial vulnerabilidad, como el colectivo de hombres homosexuales o como los trabajadores sexuales. Este proyecto siguió cubriendo 180 puntos de la ruta comercial que une el puerto de Beira con la zona minera de la provincia de Tete. En 2016, MSF pasó consulta a más de 4.000 profesionales del sexo y, según el momento, entre el 33 y el 50% recibían seguimiento en 2017.

Proyectos nuevos

MSF inició dos nuevos proyectos en los distritos de Morrumbala Mossurize, para ofrecer atención obstétrica en las zonas rurales y mejorar la atención médica en las comunidades afectadas por el conflicto.