Back to top

Médicos Sin Fronteras en Mozambique

En 2017, Médicos Sin Fronteras siguió ofreciendo atención especializada en Mozambique, donde el frágil sistema de salud se enfrenta a una doble epidemia de VIH y tuberculosis (TB).

Mapa de los proyectos de Médicos Sin Fronteras en Mozambique.
Gastos: 
10,4 M €
Personal sobre el terreno: 
466
Médicos sin fronteras trabajó por primera vez en: 
1984
-A A +A

Mozambique tiene una de las tasas de prevalencia del VIH más elevadas del mundo: alrededor del 13% de las personas de entre 15 y 49 años están infectadas y cada año fallecen 34.000 personas coinfectadas con VIH y Tuberculosis(TB).

En Maputo, en 2017 Médicos Sin Fronteras siguió atendiendo a pacientes que necesitan tratamiento antirretroviral de segunda o tercera línea y a los que presentan comorbilidades como el sarcoma de Kaposi, la tuberculosis resistente a los medicamentos y la hepatitis.

En Tete, Médicos Sin Fronteras trabajó con grupos comunitarios de tratamiento, formados por pacientes que se reúnen regularmente para recoger la medicación y darse apoyo mutuo; también desplegó un equipo de formación móvil en 13 centros de salud.

En Tete y Beira, el equipo proporcionó servicios de salud sexual y reproductiva (incluyendo diagnóstico y tratamiento del VIH) a grupos vulnerables y marginados, como las personas que ejercen la prostitución o los hombres que mantienen relaciones homosexuales; en el último trimestre del año, fueron atendidas 1.270 y 218 personas, respectivamente. Este programa se enmarca en las actividades de MSF a lo largo del ‘pasillo transnacional’ que constituyen las redes de transporte entre Malaui y Mozambique. También se reforzaron los servicios de salud sexual, reproductiva y materna en el distrito de Morrumbula, en la provincia de Zambezia.

Los equipos móviles en la provincia de Manica, donde las tensiones políticas han reducido la atención médica disponible, atendieron más de 14.000 consultas en 2017, principalmente pacientes con malariadiarrea e infecciones respiratorias y de la piel; también ofrecieron servicios de salud sexual y reproductiva.

Nuevos proyectos

Los equipos en Maputo y Beira siguieron trabajando para mejorar el estado de salud y reducir la mortalidad de las personas con VIH avanzado; esto se llevó a cabo aplicando mejoras en el diagnóstico y tratamiento, asegurando la continuidad de la atención y operando servicios de laboratorio y farmacia. MSF también inició un proyecto piloto en Maputo dirigido a usuarios de drogas, con el fin de desarrollar un modelo de atención que incluye servicios de reducción de daños para este colectivo. Un tercio de los casi 150 pacientes del proyecto tienen VIH y el 20% también dio positivo para el virus de la hepatitis C. Diez de los 27 pacientes con hepatitis C que comenzaron el tratamiento se curaron, una auténtica primicia en el país ya que el tratamiento no estaba disponible hasta ahora.

Respuesta a los brotes de cólera

Finalmente, Médicos Sin Fronteras puso en marcha unidades de tratamiento de cólera en las provincias de Nampula, Maputo y Tete, y dio apoyo a una campaña de vacunación liderada en Tete por el Departamento Nacional de Salud que llegó a 297.598 personas.

Las cifras de 2017:

  • 14.400 pacientes con VIH en tratamiento ARV de primera línea

  • 1.900 pacientes con VIH en tratamiento ARV de segunda línea

  • 30 pacientes con hepatitis C iniciaron tratamiento

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en Mozambique entre enero y diciembre de 2017; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo.