Back to top

Etiopía

En Etiopía, país donde enfermedades como el kala azar son endémicas, en 2016 Médicos Sin Fronteras siguió cubriendo las lagunas en la atención médica y respondiendo a las emergencias y a las necesidades de un número creciente de refugiados.

Mapa de los proyectos de Médicos Sin Fronteras en Etiopía.
Gastos:  
26,8 M €
Personal sobre el terreno: 
1573
-A A +A

Región Somalí

Desde 2007, Médicos Sin Fronteras (MSF) ha dado apoyo al hospital de Werder y a otros centros médicos en los distritos de Danod y Yucub, en la zona de Dolo, con el fin de reducir la morbilidad y la mortalidad en la zona. En 2016, los equipos de MSF proporcionaron servicios de hospitalización y ambulatorios, con atención primaria y reproductiva y tratamiento de la desnutrición y la tuberculosis. Estos equipos trabajaron en 10 clínicas periféricas en zonas remotas. MSF también donó medicamentos y suministros médicos. En 2016, en colaboración con la Dirección Regional de Salud, MSF atendió a unos 45.000 pacientes.

MSF comenzó a trabajar en Dolo Ado (en la zona de Liben) en 1995, para atender a los refugiados somalíes que huían de la sequía que azotaba su país y a las comunidades etíopes de acogida, que también eran muy vulnerables.

En 2016, llegaron al Centro de Recepción de Dolo 3.075 personas, en su mayoría mujeres y niños. MSF les ofreció atención básica gratuita, apoyo nutricional y vacunación rutinaria. MSF también gestiona tres puestos de atención primaria en los campos de Buramino y Hiloweyn, y otro equipo más trabaja en el centro de salud de Dolo ciudad; este último es el centro de referencia para los refugiados y la población local, ya que dispone de sala de urgencias, maternidad, pediatría, un quirófano, servicio de radiología y programas de nutrición y para pacientes con tuberculosis.

A finales de 2016, un total de 203.887 refugiados somalíes vivían distribuidos en cinco campamentos en la zona de Liben.

En el hospital de distrito de Fiq, en el centro de la Región Somalí, MSF trabajó en la sala de urgencias, el quirófano, la maternidad y el centro de estabilización de niños con desnutrición severa. MSF también dio apoyo a un programa de tratamiento de la tuberculosis y donó medicamentos e instrumental médico básico al hospital.

En Degahbur, MSF proporcionó servicios de salud materna, con atención pre y posnatal, planificación familiar y atención a víctimas de la violencia sexual y de género. También ayudó a crear, en el hospital, nuevos servicios de hospitalización y ambulatorios, una sala de urgencias y un centro de estabilización para niños con desnutrición severa con complicaciones. Además, se cubrieron con clínicas móviles 14 ubicaciones remotas de la periferia, llevando atención médica básica a estas poblaciones.

Región de Gambella

En Gambella hay 340.000 refugiados sursudaneses huidos de la guerra civil que afecta a su país desde 2013. En colaboración con el Gobierno y con el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, MSF prestó servicios de salud básicos y secundarios en los centros de salud de los campos de Kule y Pugnido y Pugnido ciudad, así como en los puestos de salud de Kule y Tierkidi. Estos servicios incluían atención pediátrica, cirugía, apoyo nutricional y tratamiento del VIH, tanto para los refugiados como para las comunidades locales. Otro equipo dirigió una clínica móvil regular para los refugiados en el punto de entrada de Pagak. A lo largo de 2016, MSF ofreció asistencia médica básica a 264.000 personas (refugiados y residentes locales), de las cuales un 31% eran niños menores de 5 años; en concreto, más de 87.000 pacientes recibieron tratamiento contra la malaria.

MSF también empezó a prestar su apoyo al hospital de Gambella, el principal centro de referencia de la región, donándole suministros básicos y ayudando al servicio de cirugía.

Región de Amhara

El objetivo principal de MSF en la región de Amhara es tratar, diagnosticar y prevenir el kala azar (leishmaniasis visceral), que es endémico en Etiopía y muy especialmente en el norte. MSF proporcionó pruebas de diagnóstico y tratamiento para pacientes de kala azar coinfectados con VIH y/o tuberculosis, y los esfuerzos realizados hasta ahora propiciaron una importante disminución de las tasas de transmisión e infección. El equipo de Amhara también ofreció tratamiento para mordeduras de serpiente y respaldó las derivaciones de emergencia.

Además, MSF dio respuesta a la grave situación nutricional que se vivía en Amhara, estableciendo un sistema de vigilancia para predecir las posibles emergencias y poder darles una respuesta oportuna.

Región de Tigray

En colaboración con las autoridades etíopes, MSF prestó atención de salud mental a unos 6.200 refugiados eritreos en los campos de Shimelba y Hitsats, en la región de Tigray. Los servicios incluyeron apoyo psicosocial y psiquiátrico, así como actividades de promoción de la salud, centradas en reducir el estigma y garantizar que los que más lo necesitan conozcan el proyecto. Además, MSF gestionó un centro de atención psiquiátrica y un centro de atención secundaria. En 2016, este equipo atendió a 3.435 refugiados a través de consultas ambulatorias y hospitalarias.

Respuestas a emergencias

MSF respondió a la sequía de 2015 y 2016 mediante evaluaciones nutricionales, en colaboración con las autoridades locales y federales, en dos distritos de la región de Amhara, un distrito en la ciudad de Dire Dawa y dos distritos de la región de Oromia. Tras las evaluaciones, se iniciaron dos intervenciones en Oromia, en los distritos de Aseko y Babile. En Aseko, cerca de 4.800 niños con desnutrición aguda moderada recibieron alimentos suplementarios y 160 niños con desnutrición aguda grave fueron derivados a los programas de nutrición terapéutica. En Babile, MSF prestó apoyo a los equipos médicos locales para diagnosticar y tratar a alrededor de 300 niños desnutridos.

MSF también llevó a cabo una campaña de vacunación contra el sarampión y ofreció apoyo nutricional a las comunidades de pastores de la región de Afar, en la zona de Sitti (en la Región Somalí), así como en la Región de las Naciones, Nacionalidades y Pueblos del Sur.

Desde marzo de 2016, MSF ha colaborado con las autoridades etíopes para responder a los brotes de diarrea acuosa aguda que se han dado en muchas partes del país, incluyendo la capital (Adis Abeba) y las regiones de Oromía y Somalí. Los equipos de MSF también ayudaron en las tareas de capacitación y de agua y saneamiento y en la construcción de centros de tratamiento temporales.