Back to top

Camerún

MSF ha ampliado sus programas en el norte de Camerún en 2016, para ayudar a los refugiados y desplazados que huyen de las zonas afectadas por el conflicto y la inseguridad en la región del lago Chad.

Mapa de los proyectos de Médicos Sin Fronteras en Camerún.
Gastos:  
15,2 M €
Personal sobre el terreno: 
702
-A A +A

Desde 2011, las violentas incursiones de Boko Haram y las operaciones del Ejército de Nigeria han obligado a cientos de miles de personas del noreste de este país a buscar refugio en CamerúnChad y Níger. Durante los dos últimos años, la violencia se ha extendido desde Nigeria a estos tres países vecinos, causando todavía más desplazamientos. Para finales de 2016, había en Camerún unos 86.000 refugiados y 198.000 desplazados internos.

En respuesta a esta crisis, Médicos Sin Fronteras (MSF) amplió sus actividades en varios emplazamientos del norte de Camerún, proporcionando atención médica (incluyendo salud materna y nutricional) en el campo de Minawao, administrado por el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados. MSF realizó 58.147 consultas a lo largo del año y mejoró la calidad del agua y el saneamiento: distribuyó tres millones de litros de agua cada semana en camiones y colaboró en la construcción de unas tuberías que permitieran llevar agua al campo de forma permanente (desde una distancia de 32 kilómetros).

En la ciudad de Mora, cerca de la frontera nigeriana, MSF ofreció atención nutricional y pediátrica especializada en el hospital y dio apoyo a dos centros de salud que atienden a desplazados y vecinos de la comunidad. El equipo también dirigió un servicio de ambulancias e inició actividades quirúrgicas para atender a los numerosos heridos que llegaban; en 2016, 246 personas fueron atendidas por traumatismos violentos.

En Maroua, MSF renovó completamente el quirófano y la sección posoperatoria del hospital. Entre agosto y diciembre, este equipo realizó 737 cirugías.

En Kousseri, en la frontera con Chad, MSF dio apoyo al servicio de cirugía del hospital de distrito, haciéndose cargo de los casos urgentes y de las cesáreas; también proporcionó atención nutricional y pediátrica. Además, pasó consulta ambulatoria en tres centros de salud de las afueras.

Además, MSF formó al personal del Ministerio de Salud en el manejo de incidentes con víctimas en masa.

Por otra parte, en mayo, MSF traspasó a la ONG Alima el centro hospitalario de alimentación terapéutica y el servicio de pediatría del hospital de Mokolo.

Cierre de los proyectos para refugiados centroafricanos

Desde 2014, MSF había trabajado en colaboración con el Ministerio de Salud para ofrecer atención médica, nutricional y psicológica a los refugiados procedentes de República Centroafricana y a las comunidades de acogida. A medida que la situación se fue estabilizando, MSF fue traspasando gradualmente sus actividades a otras organizaciones. El último proyecto en traspasarse (a la ONG International Medical Corps, en junio) fue el centro de nutrición terapéutica del hospital de distrito de Batouri, abierto en marzo de 2014 y que contaba con 90 camas; este programa atendía a pacientes con desnutrición severa complicada, siendo la mayoría niños menores de 5 años, y desde 2014 había tratado a 2.853 niños.