Back to top

Angola

En 2016, Médicos Sin Fronteras reanudó sus operaciones en Angola tras una ausencia de nueve años, dando apoyo a las autoridades locales a raíz de un brote de fiebre amarilla.

Mapa de proyectos de Médicos Sin Fronteras en Angola
Gastos:  
1,9 M €
Personal sobre el terreno: 
24
-A A +A

Según las cifras oficiales del Ministerio de Salud, se reportaron 4.599 casos sospechosos, 884 personas dieron positivo en las pruebas de diagnóstico y, de estas, 384 murieron. Entre febrero y agosto de 2016, Médicos Sin Fronteras (MSF) ofreció tratamiento a los enfermos en las provincias de Benguela y Huambo y en Viana (provincia de Luanda): fueron atendidas 740 personas, de las cuales 127 dieron positivo. Además de ocuparse del manejo de la enfermedad, MSF también formó a funcionarios del Ministerio de Salud y donó medicamentos y suministros médicos a hospitales provinciales y municipales.

Casi dos tercios de los 740 pacientes eran varones adultos y más de la mitad de los casos positivos (71 en total) se detectaron en la provincia de Huambo. Los ingresos en los hospitales provinciales de Huambo y Kapalanga (en Viana) llegaron a su máximo en marzo. En Benguela, el pico se ingresos se produjo en junio, al mes de iniciar MSF sus actividades.

El mosquito Aedes es el vector de transmisión de la fiebre amarilla. Los síntomas iniciales son similares a los de enfermedades como la gripe o la malaria. Una de cada cinco personas infectadas con fiebre amarilla desarrolla síntomas graves y, en esta segunda fase, la enfermedad puede matar hasta a un 60% de los afectados.

MSF seguirá dando apoyo a las autoridades angoleñas en los servicios de atención de emergencia.