Back to top
10.08.2015

Yemen: la hemorragia constante

Médicos Sin Fronteras documenta en un informe la falta de acceso a la salud de la población civil yemení y el colapso del sistema sanitario en un país desgarrado por la guerra

-A A +A

La situación de la población de Yemen está marcada por una multitud de problemas generados por el conflicto armado que comenzó el pasado 26 de marzo. En un informe recién publicado, Médicos Sin Fronteras (MSF) examina varios aspectos concretos relacionados con la salud, que afectan hoy a los yemeníes tras más de cuatro meses de conflicto. Considerados en su conjunto, éstos muestran el efecto del conflicto en la estructura sanitaria de Yemen, conflicto que ha provocado lo que MSF define una “hemorragia constante” y el colapso de los servicios de salud a lo largo y ancho del país.

MSF, que durante el conflicto ha tratado más de 10.000 personas y ha realizado casi 5000 intervenciones quirúrgicas, analiza varios puntos: entre ellos, el tratamiento de los heridos de guerra,  la ruptura del abastecimiento de agua y de los servicios públicos, la situación sanitaria de los desplazados, los ataques al personal médico y a las infraestructuras sanitarias, las necesidades específicas  de atención médica de los niños y niñas yemeníes, la propagación de enfermedades contagiosas y la dificultad para llevar a cabo campañas de vacunación en el contexto actual y, por último, el acceso a la asistencia sanitaria para los pacientes con enfermedades crónicas.

Entre combates y embargo, una situación humanitaria insostenible

Mientras los combates continúan entre el gobierno de Hadi (ahora en el exilio y con el apoyo de una amplia coalición de países extranjeros y grupos de resistencia yemeníes), y las fuerzas lideradas por los hutíes que controlan muchas provincias de Yemen, en gran parte del noroeste del país los ataques aéreos de la coalición están golpeando barrios densamente poblados, causando gran número y daños materiales. Los combates que tienen lugar en las calles y pueblos del sur del país están causando más víctimas aún.

 Por otro lado, el embargo de armas impuesto al país ha tenido como consecuencia que la entrada de bienes (como combustible, medicamentos y alimentos básicos) resulte extremadamente complicada. Incluso cuando se consigue introducirlos en Yemen, las autoridades, a menudo, no los distribuyen de forma adecuada y el resultado es un mercado negro que resulta inasequible para gran parte de la población. El embargo y las dificultades de distribución de bienes básicos han causado un bloqueo de facto en el que los servicios públicos de electricidad y agua, entre otros, están gravemente interrumpidos. La falta de combustible se traduce en medios de transporte limitados y en la parálisis de la mayor parte de los vehículos. El transporte de agua y la recogida de basura han dejado de funcionar en casi todo el país.

El colapso del sector sanitario

Uno de los sectores que sufren en gran medida las consecuencias del conflicto es la atención sanitaria. Combustible, medicamentos, equipo médico y otras importaciones de material específico que son esenciales para proporcionar atención médica son muy complicados de obtener. Así mismo, infraestructuras sanitarias como hospitales, centros de salud y ambulancias están resultando dañadas en el conflicto, ya sea de forma directa y premeditada o como consecuencia de los daños colaterales. Estos ataques están poniendo en peligro a los pacientes y al personal médico. Muchos profesionales sanitarios han huido de Yemen y cuantiosos hospitales han cerrado dado que no pueden operar en las actuales circunstancias. El bloqueo y la violencia en curso están paralizando gravemente la capacidad de asistencia del sistema sanitario local para responder tanto a las necesidades rutinarias como a las de emergencia que han surgido como consecuencia de la violencia.

Un acceso humanitario siempre más difícil

Si es evidente que Yemen ya padecía problemas sociales y económicos y tenía necesidades humanitarias antes de este conflicto la violencia incesante que estamos viendo hoy, sumada al bloqueo, está deteriorando aún más las condiciones de vida y de salud de una población ya empobrecida. Las necesidades humanitarias, incluyendo la tan necesaria ayuda en materia de salud, son enormes en el Yemen de hoy. Sin embargo, la inseguridad, junto con los obstáculos administrativos relacionados con el bloqueo, ha hecho que sea extremadamente difícil para las organizaciones humanitarias hacer llegar la asistencia al interior del mismo.

 

El informe de Médicos Sin Fronteras ‘Yemen, la hemorragia constante’,  describe la urgencia de la situación a través de los diferentes proyectos que MSF tiene en el país. 

Leer el informe completo (en inglés)

Comentarios