Back to top
08.11.2017

Níger: Así fue el recorrido de Absatou y Fassouma en su lucha contra la malaria

En septiembre 2017, 2.226 niños fueron ingresados a la unidad pediátrica del hospital de Magaria, en Niger. Uno de ellos fue la pequeña Fassouma, acompañada por su madre Absatou. Durante 10 días, seguimos su recorrido.

La pequeña Fassouma fue remitida por el equipo de MSF al hospital de Magaria para ser tratada por malaria grave, gastroenteritis y una infección respiratoria. ©Sarah Pierre/MSF
-A A +A

En septiembre de 2017,  2.226 niños fueron ingresados a la unidad pediátrica del hospital de Magaria, en Niger. Entre ellos estuvo la pequeña Fassouma, acompañada por su madre Absatou. Durante 10 días, las seguimos desde la sala de observación en Dantchiao hasta la unidad pediátrica en Magaria, y luego de vuelta a su casa en el pueblo, Zazari Foulani.

Viernes: Sala de observación Dantchiao

Son las 7.30 de la mañana y las ambulancias salen de la base de MSF hacia los centros de salud periféricos de Magaria. La ruta que nuestra ambulancia lleva a la aldea de Dantchiao, a unas 20 millas de distancia, es como un laberinto a campo traviesa, de tierra y arena.

Cultivos de mijo en la carretera a Dantchiao, a 28 km de la ciudad de Magaria

En este mismo momento, Absatou llega al centro de salud con Fassouma, su hija de seis semanas. Absatou es una de las primeras personas que conocemos cuando llegamos al centro. Durante los últimos días, su bebé ha tenido fiebre y diarrea. 

Absatou es una de las primeras personas que conocemos cuando llegamos al centro. Durante los últimos días, su bebé ha tenido fiebre y diarrea.

"Primero fui a Kayaka, que es el puesto de salud más cercano a mi pueblo, pero el trabajador de salud no estaba allí. Mi esposo sugirió un tratamiento tradicional con hojas molidas en un baño, pero no lo hice porque quería ver a un trabajador de salud”. 

El puesto de salud en el pueblo de Kayaka. Aquí es donde primero van Absatou y su familia cuando los niños enferman.

Absatou regresó al puesto de salud y recibió tratamiento para su hija, pero 2 días más tarde, como la condición de su bebé no parecía estar mejorando, regresó nuevamente.

"Anoche Fassouma lloró durante horas. Mi esposo me aconsejó que volviera a Kayaka. Partí a pie temprano esta mañana y cuando llegué allí, el trabajador de salud me dijo que fuera a Dantchiao".

Así que Absatou pidió prestados 200 nairas (0,50 euros) para pagar la gasolina por una motocicleta que la llevara al centro de salud. "El sol ya estaba demasiado alto en el cielo para caminar aquí", explica.

Justo después de nuestra reunión, Absatou y su hija son llevadas a la sala de observación. La prueba rápida para la malaria es positiva y tiene dificultad para respirar, signos de ictericia y gastroenteritis aguda. Dada su grave condición médica y su corta edad, Fassouma necesita ser ingresada en el hospital.

"Lo más importante para mí es que mi hija mejore pero estoy preocupada, porque si salgo de la casa para ir al hospital, mis otros seis hijos estarán solos. Me han enviado algo de comida para que mis dos niñas y cuatro niños tengan algo de comer hoy. Mientras estoy en el hospital, la segunda esposa de mi esposo, Rahila, puede cuidarlos si le dejo comida para preparar”.

A última hora de la tarde, la ambulancia está lista para partir: seis madres y sus hijos están preparando sus cosas para irse de Dantchiao al hospital de Magaria. En el camino, Absatou le pide al conductor de la ambulancia que se detenga por un momento para que pueda avisar a sus vecinos: "Le dirán a mi esposo que me tuve que ir", explica.

 seis madres y sus hijos están preparando sus cosas para irse de Dantchiao al hospital de Magaria.

Después de una hora en auto, Absatou se ve preocupada cuando sale de la ambulancia. La enfermera lleva a las madres al área de admisión de la unidad pediátrica. Allí, Absatou recibe algunos artículos para su estadía en el hospital: una venda de tela, una estera, una pastilla de jabón, una taza, un plato, un hervidor de agua y una olla de plástico. Un promotor de salud explica los arreglos hospitalarios a los recién llegados, como las comidas, la ubicación de las duchas y los baños, y el hecho de que la duración de su estadía en el hospital depende de cómo evoluciona el estado de salud de sus hijos. 

Los exámenes médicos realizados en Dantchiao se repiten para confirmar los diagnósticos. A mediados de septiembre, las enfermedades comúnmente tratadas por los equipos en Magaria son la malaria, desnutrición y las infecciones respiratorias y diarreicas. Es el período máximo de desnutrición y malaria, que generalmente dura de junio a septiembre, y coincide con la temporada de lluvias y la temporada de escasez agrícola. Las reservas de granos son bajas y parte de las primeras cosechas, incluidos frijoles y cacahuates, se venden en los mercados locales para satisfacer las necesidades más urgentes de las familias. La llegada de la lluvia provoca un aumento en los mosquitos y un fuerte aumento en el número de niños con malaria.

Fassouma está sufriendo de malaria y su condición médica es preocupante. Por la noche, es admitida en la unidad de cuidados intensivos. 

La noche ha caído en la unidad pediátrica. Las mosquiteras se colocan todas las noches en todas las salas como medida preventiva contra la malaria. ©Sara Pierre

Sábado: Primer día en la Unidad pediátrica del Hospital de Magaria

Absatou está sentada en su cama, su hija a su lado. 

"No dormí bien. Me siento tan solo aquí ya que no conozco a nadie. Ninguno de mis hijos ha sido ingresado alguna vez en el hospital y es la primera vez que he estado lejos de casa ", confiesa. 

El médico acaba de explicarle que Fassouma aún no puede abandonar la unidad de cuidados intensivos, ya que aún necesita ayuda para respirar.
 
A la hora del almuerzo, vemos a Absatou con otras mujeres, un plato de arroz en la mano. Parece más tranquila y bromea con nosotros antes de volver a estar con su hija.
 
Absatou junto a otras madres y cuidadores regresan de la cocina con su almuerzo. La hija de Absatou, Fassouma, fue remitida al hospital porque sufría de malaria severa, gastroenteritis y una infección respiratoria. MSF proporciona comidas para las madres
 
Para complementar la leche materna de su madre, Fassouma recibe leche terapéutica cada tres horas. Bachir, el asistente de nutrición en la unidad de cuidados intensivos, explica a Absatou que se ha colocado una sonda nasogástrica para ayudar a Fassouma a ingerir la leche. 
 
Esta mañana, el doctor está controlando la condición de Fassouma. Luego le explica a Absatou que su hija necesita permanecer en la Unidad de Cuidados Intensivos debido a su infección respiratoria.
 
El sábado es día de mercado en Magaria, y también el día de visita en la unidad pediátrica. Por la mañana, varias familias comienzan a llegar y se dirigen a las distintas salas. Hacia el final de la tarde, el esposo de Absatou se detiene.

"Estoy feliz de que mi esposo pueda venir a vernos. Está muy ocupado con su trabajo, especialmente en este momento con las primeras cosechas ".

"Va de mercado en mercado para vender y comprar granos. La gente lo llama K-K ", ríe Absatou," a causa de la marca que pone en todos sus sacos de grano. Pero su verdadero nombre es Moussa ".
 
Moussa Adamou, el esposo de Absatou, en su casa en el pueblo de Zazari Foulani. Moussa es el líder de la comunidad de las 70 familias de Peul que viven en Zazari Foulani. Él y Absatou tienen siete hijos. Él tiene otros tres hijos con su segunda esposa.
 

Domingo: "¿Cuando mejorará mi hija?"

Es de mañana en Magaria, y Absatou acaba de regresar del área de lavado junto a la unidad de cuidados intensivos. Ella parece haber recuperado su sonrisa: "Hice algunos amigos ayer. ¡Es increíble, en tan poco tiempo! "
El tratamiento de Fassouma se ha ajustado en función de su estado actual: "el médico ha aumentado las gotas nasales", explica una enfermera.
"¿Sabes cuándo mejorará mi hija?" Pregunta Fassouma. "Espero que podamos ir a casa a tiempo para la Fiesta del Sacrificio. 'Tabaski' es la celebración más importante del año para nosotros ".
 
Absatou y su hija Fassouma dentro de la unidad de cuidados intensivos pediátricos en el hospital Magaria.
 

Martes: la salud de Fassouma mejora

La salud de Fassouma ha mejorado considerablemente desde el domingo. Pronto ya no necesitará ayuda para respirar y podrá abandonar la terapia intensiva. Ya no necesita leche terapéutica, ya que con la leche materna de Absatou ya es suficiente. Sin embargo, el tratamiento de Fassouma para la malaria, la infección respiratoria y la gastroenteritis va a continuar durante los próximos días.
 
Por la mañana, Absatou y las otras madres participan en una sesión de concientización sobre la malaria donde aprenden sobre los síntomas de la enfermedad y las medidas preventivas para evitarla.

"Explicaron cómo colocar los mosquiteros y cuándo usarlos", nos dice después.

Una madre ayuda a Absatou a instalar su mosquitera sobre su cama.
 

Miércoles: Absatou y Fassouma son trasladas a la Guardia Pediátrica

"¡Estás aquí temprano esta mañana!" Absatou nos llama cuando se dirige al mercado. "Teníamos gachas para el desayuno esta mañana, pero me apetece un poco de variedad", sonríe.

A última hora de la tarde, recibe buenas noticias: Fassouma finalmente puede ser dada de alta de cuidados intensivos. Un poco más tarde, Absatou empaca sus cosas en una envoltura, pone a su hija a su espalda y sigue a un trabajador de salud a la nueva sala.

Una vez dentro, elige una cama cerca de la puerta y desempaca sus pertenencias. Otra madre viene a saludarla y la ayuda a colocar su mosquitera.

Afuera, los olores de la cocina entraban a la unidad pediátrica; ¡la pasta de mijo está lista para las 337 comidas de la tarde!

El quinto día de tratamiento, el médico le dice a Absatou que Fassouma puede ser transferida a la sala de cuidados continuos a medida que su estado ha mejorado. En la foto sigue a un agente de salud a la nueva sala para casos pediátricos.

Jueves: Fuera de la Guardia Pediátrica

Al anochecer, encontramos a Absatou fuera de la sala. Ella está hablando con algunas de las otras madres. Esta tarde, el doctor vino a ver a Fassouma. "Se quitó la aguja que tenía en la mano". Absatou parece pensar que el tratamiento ha terminado. Ella continúa, aliviada:
"Cuando Fassouma respira ahora no hay sibilancias en absoluto. Esta vez, realmente puedo ver una mejora ".

Viernes: La última etapa antes de volver a casa

El Dr. Moussoubahou Mamane hace sus rondas de la mañana. "¿Cómo está tu hija?", Pregunta. "Ella está mejor". Ya no tiene diarrea. "El médico le explica a Absatou que esta tarde Fassouma puede ser trasladado a la "sala de transición", la última etapa antes de volver a casa.
 
 
Los promotores de salud visitan las distintas salas de la unidad pediátrica para llevar a cabo actividades de sensibilización con las madres. Marguis Issoufou viene a la tienda de Fassouma y Absatou. "Hoy vamos a hablar sobre la alimentación suplementaria y la donación de sangre", explica. Las madres escuchan los consejos sobre los alimentos que pueden dar a los niños de más de seis meses para complementar su leche materna. También reciben información sobre la donación de sangre y las transfusiones que algunos niños reciben cuando ingresan en la unidad de cuidados intensivos porque están severamente anémicos, por ejemplo. Luego se anima a las madres a que pregunten a los familiares que las visitan para que donen sangre al banco de sangre del hospital. Podría ayudar a salvar a otros niños.
 

Sábado: La salud de Fassouma ya es estable

Ayer por la noche, durante la última ronda de los médicos, Absatou recibió la excelente noticia de que Fassouma está lo suficientemente bien como para irse a casa. Sin embargo, su tratamiento debe continuar. A Absatou se le administra un ciclo de siete tabletas de amoxicilina, un antibiótico para tratar las infecciones bacterianas, para su hija. Absatou no tiene la paciencia de esperar que la ambulancia de MSF la lleve a su casa. Ella quiere ver sus otros hijos y prepararse para las festividades de la noche. Ella toma un taxi a la aldea de Tinkim, donde se encuentra con un vecino que la acompaña en la caminata de las horas de regreso a Zazari Foulani.

Pueblo entre Magaria y Dantchiao.

Lunes: De vuelta en casa

Cuando llegamos, encontramos a Absatou en el patio de su casa disfrutando del aire fresco de la mañana, con Fassouma dormida en sus brazos.

Moussa, sus dos esposas, incluyendo a Absatou, y sus 10 hijos frente a la casa de la familia. Rahila, la segunda esposa, está pelando judías para la comida.

Absatou está rodeada de sus hijos. Rahila, su compañera, está desgranando los frijoles que cosechó esa mañana. Absatou, mientras tanto, espera la cosecha de mijo y sorgo. "Los frijoles están listos para ser recogidos, pero no hay muchos este año", dice ella. Cuando su padre falleció, los hermanos de Absatou le dieron una pequeña parcela de tierra, lo suficientemente grande como para producir alimentos para alimentar a sus hijos durante dos meses cuando las cosechas son buenas. El resto del año, si la familia no puede llegar a fin de mes, Absatou depende de la generosidad de otras familias en Zazari Foulani y las aldeas cercanas.

Moussa, su esposo, es el jefe de la comunidad Fulani de alrededor de 70 familias. Está encantado de ver a su hija con buena salud. "Qué cambio comparado con esa noche cuando ella lloró tanto. El cuerpo de mi hija estaba realmente caliente, que es uno de los signos de la malaria ", dice. "Cuando mi esposa no regresó del puesto de salud en Kayaka la semana pasada, ¡pensé que nos había dejado!", Agrega, riendo. Más tarde, los vecinos llegaron y le dijeron que Absatou había tenido que llevar a Fassouma al hospital. Él fue a visitarlos al día siguiente. "Fui al hospital en mi camino de regreso desde un mercado. Los busqué en todas partes, hasta que me di cuenta de que estaban en la unidad de cuidados intensivos, una pequeña habitación separada que no había visto ".

En la habitación donde duerme con Fassouma, el mosquitero que le dieron en el hospital está colgando sobre la cama.

"En el hospital, me dieron muchos consejos, pero estaba preocupada y no recuerdo todo. Sin embargo, recuerdo toda la información sobre el uso de la mosquitera. Lo puse tan pronto como llegué a casa. Las madres de los otros niños también fueron un gran apoyo".

En el sur de la Región Zinder, en el distrito de Magaria, que tiene una población de más de 700.000 (20 % menores de cinco años). MSF trabaja con el Ministerio de Salud para prevenir, detectar y tratar enfermedades infantiles a los 6 años de edad. centros y una publicación de salud. En los concurridos centros de salud de Dantchiao y Magaria, MSF ha establecido salas de observación donde se pueden estabilizar casos médicos complejos y los casos más graves pueden derivarse a la unidad pediátrica del hospital de Magaria.