Back to top
06.09.2017

"No sé su nombre, ni siquiera sé si sigue viva"

Guillaume Binet es fotógrafo, en marzo visitó un centro de detención en Sorman, Libia. Relata las condiciones en las que viven los migrantes, particularmente las mujeres, en los centros de detención.

"La mujer del pañuelo rosa" en el centro de detención para mujeres en Sorman, al oeste de Tripoli, en Libia; en la foto está siendo atendida por otra detenida.
-A A +A

No sé su nombre, ni siquiera sé si sigue viva.

Los guardias me impidieron hablar con ella. Formaba parte de un de un grupo de mujeres que estaban detenidas en el patio de un centro de detención situado a unos 60 kilómetros al oeste de Trípoli, cerca de la costa. Fueron interceptadas en el Mediterráneo por el guardacostas libio mientras trataban de alcanzar las costas de Europa y devueltas al centro de detención.

Muchas de las mujeres tenían graves quemaduras en las piernas. El agua del mar había entrado por encima de los laterales del bote de goma y había reaccionado con el combustible derramado en suelo de la lancha neumática donde las mujeres iban sentadas. La exposición prolongada a esta mezcla tóxica había sido la causante de las quemaduras químicas.

La mujer del pañuelo rosa

Ella tenía heridas importantes en las piernas. Se sentó en el suelo en silencio, su respiración era poco profunda y el dolor era palpable en su rostro. El resto de mujeres mataban con sus pañuelos las moscas que se posaban en el tejido dañado. Alguien había realizado un intento de cubrir las quemaduras con un vendaje sucio.

Una de las mujeres me susurró:

"Tenemos miedo. Ninguna queremos quedarnos aquí. Queremos volver a casa. Nos están haciendo daño. Nos golpearon..."

Pero en ese momento dejó de hablar cuando los guardias se acercaron.

Para algunas de las mujeres había sido su tercer intento de salir de Libia por mar: Una tentativa que terminó cuando fueran interceptadas la Guardia Costera libia y devueltas a un centro de detención.

No sé qué le pasó a la mujer del pañuelo rosa. Pero sin la atención médica que necesitaba desesperadamente, dudo que siga viva.

 

Guillaume Binet, fotógrafo, visitó un centro de detención de Sorman en marzo de este año.

Guillaume Binet es fotoperiodista francés y cofundador de la agencia Myop. Viajó de forma independiente a Libia en marzo de 2017 para documentar la difícil situación de migrantes, refugiados y solicitantes de asilo detenidos en Trípoli y sus cercanías. Obtuvo un acceso excepcional a varios centros de detención, incluyendo aquellos donde MSF proporciona atención médica.

MSF no ha podido acceder al centro de detención donde estaba detenida esta mujer, y muchas otras como ella. La zona es demasiado peligrosa para que el equipo médico pueda viajar a través de esta.