Back to top
29.10.2018

Ammar: una historia sobre esperanza y chocolate

"Ammar tiene la misma edad que yo. Sin embargo, nuestras experiencias de vida son incomparables." Dagmar, una administradora de República Checa, comparte la historia de Ammar, un compañero de equipo iraquí que conoció mientras trabajaba en Bagdad, Irak, en su primera misión con Médicos Sin Fronteras.

Logista iraquí de Médicos Sin Fronteras que enfrentó la violencia
-A A +A

Tomates en el jardín

“Tienes que plantar los tomates muy profundamente para construir un sistema de raíces fuerte”, fue el consejo que me dio Ammar cuando compartí con él la historia de mi intento fallido de cultivar tomates el año pasado. Aunque las plantas de tomate alcanzaban casi dos metros, no producían ningún fruto.

Ammar también planta tomates, pero, a diferencia de mí, tiene mucha experiencia. Cultiva frutas y verduras en la casa de sus padres, lo hará al menos hasta que termine de construir una casa en su ciudad natal, Dhuluiya.

Ahora vive allí con su esposa e hijos, aunque regresa con ellos sólo los fines de semana. Durante la semana, permanece en Bagdad, donde ha trabajado como logista para Médicos Sin Fronteras desde 2016. Es muy bueno en su trabajo gracias a la experiencia en logística que ha obtenido con el paso de los años. Sin embargo, si estuviera trabajando en algo relacionado con su campo de estudio, podría trabajar como agricultor, ingeniero, especialista en sistemas tecnológicos o abogado. Ha estudiado en todos estos campos.

No pudo terminar una parte de sus estudios en la escuela debido a la situación política. En otro momento, su familia decidió apoyar los estudios de sus hermanos, por lo que Ammar tuvo que abandonar los suyos y comenzar a ganar algo de dinero. Sin embargo, después de años, logró completar una carrera y ahora es licenciado en derecho.

Le gustaría continuar sus estudios y obtener una maestría en derecho en el futuro. Pero ahora la prioridad es terminar la casa para su familia y comprar un auto. Después de eso, podrá centrarse en otros planes y sueños. Inshallah (Si Alá quiere).

Cuando eso ocurra, su esposa habrá tenido su tercer hijo. Por lo que no solo los tomates, sino también los niños, quienes crecen felices en su jardín. Le gustaría tener muchos hijos en el futuro. En su opinión, ese es el significado de la vida.

“Tratamos de ser mejores personas por nuestros niños. Trabajamos muy duro por ellos, para asegurarnos de que tengan un mejor futuro”, menciona, y agrega con una sonrisa: "Pero tengo que convencer a mi esposa”.

Él me muestra su foto, le digo que es muy bonita y parecer ser muy inteligente. “Es licenciada en periodismo. Aunque no creo que sea tan inteligente, teniendo en cuenta que se casó conmigo", sonríe Ammar. Tiene un gran sentido del humor y realmente puede dar a conocerlo.

 "Prefiero regresar el pescado al río"

Ammar también disfruta repartir tarjetas durante las reuniones regulares de los viernes con amigos. En su tiempo libre, le gusta leer, salir a cazar o pescar. “La pesca es popular también en la República Checa. Algunos de los pescadores regresan los peces al agua", le digo.

"Hago exactamente lo mismo", asiente. “Atrapo un pez y lo devuelvo. Me gustaría cocinarlo y servirlo como una cena para mi familia, pero en el río hay cadáveres flotantes..."

Irak ha atravesado varios conflictos. En 2005, la familia de Ammar tuvo que huir a Siria durante casi tres años como resultado de la violencia. Solo Ammar y su padre se quedaron en Irak y trabajaron para apoyar al resto de la familia.

Afortunadamente, todas las guerras terminan algún día, y comienza un esfuerzo por volver a vivir una vida normal. La familia de Ammar logró volver a la normalidad, aunque fuera solo por un tiempo. Hace cuatro años, la ciudad natal de Ammar se convirtió en blanco de nuevos ataques.

¿Irse o quedarse? Ammar y su familia decidieron quedarse. Si hubieran elegido la otra opción, probablemente habrían terminado en un campo de refugiados.

“Sería una vida sin dignidad”, dice Ammar, convencido de que tomaron la mejor entre las malas decisiones. “Nunca pierdas la esperanza”, es su lema de vida.

En ese momento, maestros, granjeros, trabajadores de oficina y otros construyeron una muralla de protección en la única carretera que conduce a la ciudad. Las mujeres cantaron canciones de motivación a los hombres mientras trabajaban, y cuidaban a los heridos.

 Siete meses de asedio

Los habitantes de la ciudad se enfrentaron a la inseguridad durante siete meses. Siete meses en los que serían despertados por los gritos, disparos o llamadas telefónicas de los familiares y amigos asustados que anunciaban ataques cada vez más intensos por parte del grupo del Estado Islámico. Durante el día, tenían que escuchar las amenazas de los atacantes que gritaban a través de los altavoces:

"¡Tan pronto como tomemos el control de tu ciudad, tomaremos a tu esposa, la violaremos, te mataremos a ti ya tus hijos y prenderemos fuego a tu casa!"

Es difícil conciliar el sueño después de escuchar eso... Sin embargo, a pesar de todo el horror, la vida en la ciudad continuó. Los niños todavía necesitan jugar, comer, tomar un baño por la noche y quedarse dormidos escuchando un cuento de hadas.

La ciudad de Dhuluiya está rodeada por los ríos Tigris y Othaim en tres lados. Durante el asedio, los hombres ocasionalmente partían en botes a los pueblos cercanos para buscar algo de comida y otros suministros necesarios para sus familias atrapadas en el pueblo.

Ammar a veces realizaba este viaje, e intentaba conseguir un pequeño obsequio para sus dos hijos, por ejemplo, chocolate para su hija. Y siempre estaba ansioso por ver cómo brillaban de alegría los ojos de su hija cuando le diera el chocolate. 

Si tan solo sus hijos supieran el secreto de ese chocolate. Afortunadamente, son demasiado jóvenes para percatarse del peligro al que habían estado expuestos en ese entonces, o incluso del peligro al que se enfrentaba su padre cada vez que salía en su viaje en busca de suministros.

 Víspera de Año Nuevo

El último día de 2014, muchas personas en todo el mundo estaban listas para celebrar la llegada de un nuevo año. Para Ammar, esa noche significó algo más: la lucha cesó. Los atacantes habían retrocedido. Sabía que se despertaría a la mañana siguiente y no sentiría el miedo a perder su vida y la vida de su familia. Esa noche durmió placenteramente, como nunca lo había hecho.

Ammar tiene la misma edad que yo. Sin embargo, nuestras experiencias de vida son incomparables. Durante gran parte de su vida, ha estado rodeado de la guerra.

Ha perdido muchos amigos cercanos. La guerra ha causado mucho dolor y ha traído cambios no deseados a su vida. Pero nunca ha perdido la esperanza. Nunca ha perdido su sentido del humor, ni su empeño y sed de vivir una vida normal. Por formar una familia, criar hijos, construir una casa y tener un trabajo satisfactorio. El deseo de vivir... y por eso lo admiro tanto."