Back to top

Emiliano Lucero

Médico/a- Córdoba, Argentina
-A A +A

Emiliano empezó a trabajar como médico en Médicos Sin Fronteras en 2006 en un proyecto en la ciudad de Cangola, en Angola, brindando atención primaria de salud a poblaciones en situación muy precaria. En 2007 asistió a víctimas de la enfermedad del sueño, en un proyecto que MSF tiene en el Sur Sudán en la ciudad de Yambio. Luego participó de una misión en la ciudad de Pisco en Perú, donde los equipos de MSF aportaron asistencia médica y psicológica a las víctimas del terremoto. Sus últimas misiones fueron en Etiopía y después en Uganda, donde coordinó una intervención de emergencia en el campo de asentamiento de Nakivale.
(clickeando aquí podés saber más acerca de este proyecto en el que participó Emiliano)

Noviembre 2007
“En Perú observé el dolor de quienes perdieron a algún ser querido, la impotencia de quienes perdieron su casa, el temor generalizado a que suceda nuevamente y la esperanza de volver a empezar.

Las actividades comenzaron con brigadas médicas en zonas adelañas a Pisco atendiendo pacientes que no tenían acceso al sistema de salud, debido a que muchos de estos centros estaban dañados y, los que estaban en condiciones, se encontraban sobrecargados.

Cuando yo arribé a Pisco encontré una ciudad destruida, golpeada, totalmente modificada en sólo dos minutos. Las principales necesidades médicas estaban siendo cubiertas. Mi función era hacer el seguimiento a aquellos pacientes que habían sido derivados a Lima y que retornaban a Pisco. Si bien muchos requerían de algún tratamiento médico, la importancia del trabajo en equipo con el equipo de Salud Mental era imprescindible en ese contexto. La principal dolencia de los pacientes y sus familiares eran la angustia, el miedo y la desesperanza. Necesitaban alguien que los escuche, que les dé unas palabras de esperanza.

Ya de vuelta en Argentina trato de escuchar y comprender más a mis pacientes, y de disfrutar más a mis seres queridos porque ahora fui testigo de cómo la vida te puede cambiar en dos minutos.”

Volver a Desde el terreno