Back to top
21.01.2019

Brindamos atención en salud primaria y salud mental a migrantes venezolanos y colombianos retornados en Tibú, Norte de Santander

Hasta el momento se han atendido cerca de 1500 consultas. Las patologías más frecuentes son desnutrición, hepatitis, malaria y enfermedades respiratorias e infectocontagiosas.

-A A +A

Como respuesta a la migración de ciudadanos venezolanos a Colombia, y especialmente a toda la región fronteriza en los departamentos de La Guajira, Norte de Santander y Arauca, Médicos Sin Fronteras inició en noviembre de 2018 su proyecto de atención en salud primaria y salud mental a esta población en el municipio de Tibú, Norte de Santander.

Si bien desde marzo nuestros equipos de emergencia han realizado este tipo de actividades con migrantes en La Gabarra, Hacarí, El Tarra y Puerto Santander; ahora se trata de una intervención regular que también está dirigida a los colombianos retornados de ese país vecino.  

En el Hospital Regional del Norte, estamos brindando atención a niños menores de cinco años, controles pre y post natales, salud sexual y reproductiva, así como atención médica y psicológica a sobrevivientes  de violencia sexual, interrupción voluntaria del embarazo y pruebas rápidas de laboratorio. El proyecto también tiene dos componentes de atención en salud mental (psicología clínica y actividades psicosociales) y trabajo social (enrutamiento y orientación de trámites de regularización migratoria y remisión de pacientes a otras instituciones de salud).

En esta primera etapa de intervención en el hospital se han atendido 1.158 consultas de atención primaria, 228 de salud sexual y reproductiva, 63 consultas de salud mental y 190 apoyos por parte de nuestros trabajadores sociales.  Las patologías que se han detectado con más frecuencia son desnutrición (76 casos), malnutrición grave (20 casos), Hepatitis A (14 casos), malaria (seis casos). Así mismo se han detectado enfermedades de piel, infectocontagiosas y respiratorias.

Los factores relacionados con la migración, las dificultades económicas y la violencia que viven a ambos lados de la frontera generan en estas personas afectaciones a la salud mental que pueden devenir en depresión y ansiedad. También han sido atendidos casos de trastorno bipolar y pacientes con necesidad de abordaje farmacológico que se vieron forzados a suspender su medicación al cambiar de país.

La organización trabajará con el Hospital de forma temporal, hasta que el sistema de salud colombiano tenga la capacidad o reciba el soporte para manejar las necesidades de esta población. Entre tanto, el proyecto en el Norte de Santander tiene previsto aumentar sus actividades en Tibú, mediante brigadas médicas en La Gabarra y Puerto Santander.

En el departamento de La Guajira se iniciarán actividades durante estos primeros meses del año. También seguiremos valorando la situación en la ruta de caminantes, apoyando a los migrantes cuando sea necesario. Adicionalmente, estamos monitoreando la situación de conflicto y otras situaciones de violencia que en diferentes regiones del país, con el fin de apoyar en emergencias con afectaciones humanitarias graves.